Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Imputación en Ecuador del jefe militar colombiano es responsabilidad judicial

"Que los jueces involucren a quienes crean que tengan que involucrar", señaló el canciller de Ecuador, Ricardo Patiño. EFE/Archivotelecinco.es
La nueva imputación por parte de un juzgado ecuatoriano al comandante de las Fuerzas Militares de Colombia, Freddy Padilla, "es un asunto estrictamente de responsabilidad y de competencia de la función judicial", reiteró hoy el canciller de Ecuador, Ricardo Patiño.
"Que los jueces involucren a quienes crean que tengan que involucrar", señaló el canciller en una rueda de prensa, tras el anuncio ayer del fiscal encargado del caso, Carlos Jiménez, de que se volvió a imputar a Padilla.
El militar está involucrado en un proceso judicial en Ecuador que investiga el bombardeo colombiano contra un campamento de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en un enclave selvático ecuatoriano conocido como Angostura,
En ese operativo, realizado el 1 de marzo de 2008, murieron al menos 26 personas, entre ellas alias "Raúl" Reyes, entonces portavoz internacional de los rebeldes, cuatro universitarios mexicanos y un ciudadano ecuatoriano.
Además, provocó la ruptura de relaciones diplomáticas entre ambos países al considerar Ecuador que el ataque, llevado a cabo sin previo aviso o permiso de sus autoridades, violó la soberanía territorial del país.
Tras el ataque, la justicia ecuatoriana comenzó un proceso de investigación en el que, además de Padilla, también se imputó al actual presidente electo de Colombia, Juan Manuel Santos, entonces ministro de Defensa.
"No podemos involucrarnos en las decisiones autónomas que la función judicial adopte en razón a estos temas, de tal manera que, si la función judicial involucra, según la interpretación que ellos hacen de la ley, a quienes quieran hacerlo, eso es una cuestión sobre la que incluso no deberíamos ni siquiera opinar sino simplemente respetar", agregó el ministro.
Además, el canciller prefirió no profundizar en las declaraciones del presidente de Colombia, Álvaro Uribe, sobre que "en nombre de una diplomacia meliflua y babosa" se deje "desamparado" al colombiano Padilla ante la justicia de Ecuador.
A juicio de Patiño, con su pronunciamiento, Uribe "no se refería a la diplomacia ecuatoriana, estoy seguro de eso, no faltaba más".
"Él sabrá a cual diplomacia se refiere y cómo la haya calificado, pero nosotros no nos sentimos en absoluto... no sentimos que se refiere a nosotros, por eso no quiero contestar esa parte", añadió Patiño.
Ayer, Uribe pidió no desamparar a Padilla y consideró inexplicable que Ecuador, a través de su administración de justicia, "insista en vincular a nuestros ministros y altos mandos como delincuentes".
Por otra parte, Patiño descartó que las relaciones con Colombia sean un tema previsto en los encuentros que mañana mantendrán autoridades ecuatorianas con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, y con el subsecretario de EE.UU. para América Latina, Arturo Valenzuela.
"La agenda del señor Insulza está considerada básicamente para tratar el tema de Honduras", precisó el titular de la diplomacia ecuatoriana, aunque señaló que, "a lo mejor, en el diálogo que tendremos con él pudiera surgir el tema de Colombia".
Desde finales del año pasado, Quito y Bogotá adelantan un proceso de diálogo directo para intentar recomponer plenamente sus lazos diplomáticos y, de momento, los dos países han designado a sus respectivos encargados de negocios y agregados militares, y han ratificado al voluntad política de continuar las conversaciones.