Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Imputados un edil andaluz de IU por "interrogar" y "regalar" a dos niños que quitaban carteles contra el PSOE local

Los pasquines acusaban al exalcalde socialista de Herrera, tío de los menores
El Juzgado mixto número uno de Estepa (Sevilla) mantiene imputados a un edil de IU-CA del Ayuntamiento de Herrera y un policía local, por una querella formulada en su contra y también contra un miembro de IU-CA, también imputado, después de que el concejal sorprendiese a dos menores sobrinos del exalcalde socialista retirando carteles contrarios al mismo y les llevase al interior del Consistorio para averiguar su identidad y el motivo de su actuación. Los niños aseguran haber sido sometidos a todo un "interrogatorio", pero los imputados niegan "mofas", retención o cualquier perjuicio.
Los hechos en cuestión se remontan al 3 de julio de 2013, cuando, según el relato de uno de los menores de edad, ambos paseaban por la plaza del Ayuntamiento de Herrera y se percataron de unos carteles "en los que se decía que su padrino se había quedado con un dinero que no era suyo, lo que no era cierto porque se lo había dicho su tío", toda vez que según el testimonio de este niño de 12 años de edad "su abuela había estado llorando por razón de este tema", con lo que los menores decidieron "arrancar los carteles".
Los carteles en cuestión eran fotocopias de una publicación de prensa sobre el exalcalde socialista del municipio Custodio Moreno, tío de los menores, quienes por aquellos días pasaban unos días en el municipio para visitar a sus familiares.
En ese momento, y siempre según el relato del menor, "salió del Ayuntamiento un hombre que les regañó" y les dijo "que entraran en el Ayuntamiento, que se lo iban a tener que explicar a la Policía". Una vez en el Ayuntamiento, según el relato del menor, recogido en un acta de exploración de testigo menor de edad, les preguntaron "en repetidas ocasiones que quién era la persona que les mandaba", aunque aquello parecía "un interrogatorio" y "no fue una regañina normal", porque "los hombres estaban muy enfadados e insistían en saber quién les mandaba". Ambos menores, según el relato del niño, estaban "muy nerviosos" e incluso la niña "se orinó encima", si bien finalmente se les permitió abandonar el Consistorio.
QUERELLA CONTRA EL EDIL Y EL AGENTE
Lo cierto es que a cuenta de los hechos, en octubre de 2013 los padres de los dos menores promovieron una querella por presuntos delitos de detención ilegal, contra la integridad moral y de lesiones, contra el concejal de IU-CA Gabriel Navajón Segador, un agente de la Policía Local y el miembro de IU-CA Gregorio Muñoz. En diciembre de aquel año, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número uno de Estepa resolvió el archivo de las actuaciones, si bien los padres de los menores recurrieron tal extremo ante la Audiencia Provincial y la misma ordenó, a través de un auto emitido el pasado mes de febrero y recogido por Europa Press, la revocación de dicha decisión y ordenó continuar la investigación "para una adecuada conclusión de la causa".
Para la Audiencia, era "precipitado" sobreseer las actuaciones porque dado el contenido de la denuncia, es necesario aclarar y profundizar en aspectos como "el tiempo durante el que los menores permanecieron retenidos y las expresiones y acciones que emplearon los querellados y que integraron las burlas y humillaciones de la que supuestamente fueron víctimas, según la querella".
A partir de ahí, el 31 de marzo se procedió a la "exploración de testigo menor de edad" ya descrita en estas líneas, toda vez que en abril prestaron declaración como imputados el concejal de IU-CA Gabriel Navajón Segador, el citado agente de la Policía Local y el miembro de la federación de izquierdas Gregorio Muñoz, continuando en mayo las diligencias con la declaración de varios testigos.
AL CONCEJAL NO LE PARECÍA "BIEN"
En su acta de declaración, recogida por Europa Press, el concejal de IU-CA imputado en las actuaciones reconoce que vio a los niños "quitando los carteles" y como no le "parecía bien" dicha actuación, los llevó "al Ayuntamiento para preguntar al agente de la Policía Local si les conocía" y averiguar "por qué" lo hacían. El edil alegaba que los carteles en cuestión no pertenecían "a su agrupación" y defiende que "los chiquillos iban bien" y no los vio "nerviosos", con lo que asegura no haber apreciado que la niña se orinase "encima".
El agente en cuestión, de su lado, relataba que el concejal llegó al Ayuntamiento "con dos menores" y le preguntó si les conocía y que quién había mandado quitar los carteles", tras lo cual el menor se habría identificado como "sobrino del anterior alcalde" socialista. Según el policía, todo aquello "sucedió en más o menos un minuto", negando que se "mofase" de los menores ni que se les retuviera.
El miembro de IU-CA Gregorio Muñoz, de su lado, se desliga de los hechos y alega que "el policía y el otro concejal le dijeron que esos niños habían quitado los carteles", porque él, en ese momento, estaba "en el despacho de arriba hablando con una concejal del PP", apartándose así de los hechos en cuestión.