Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Imputan a López Garrido por prevaricación y malversación de fondos públicos

El secretario de Estado para la UE deberá comparecer el próximo 4 de diciembre. Vídeo: ATLAS.telecinco.es
El Juzgado de Instrucción número 4 de Madrid ha citado en calidad de imputado al secretario de Estado para la Unión Europea, Diego López Garrido. El magistrado le interrogará en relación con una querella interpuesta por el Centro Jurídico Tomás Moro, un grupo de ultraderecha,  que le acusa de un supuesto delito de prevaricación y malversación de fondos públicos en la concesión de ayudas por valor de 78.000 euros a la Fundación Alternativas. El socialista, que ha declarado estar "absolutamente tranquilo" y que no piensa dimitir al estar "todo clarísimo", deberá comparecer ante el magistrado el próximo 4 de diciembre.
El auto de incoación de diligencias señalaba que los hechos "hacen presumir la posible existencia de una infracción penal", por lo que el Juzgado acordó "instruir diligencias previas" y practicar las esenciales para aclarar la situación. Así, el magistrado requería que el querellante debía ratificar el contenido de la querella en el plazo máximo de diez días a contar desde el 3 de noviembre. Finalmente el día 12 fue cuando el Centro Jurídico Tomás Moro confirmó la querella.
De esta manera, este viernes se ha dictado un segundo auto con la admisión a trámite la citada querella en la que se señala que los hechos denunciados, de ser ciertos, "podrían ser constitutivos de delitos de prevaricación y malversación de fondos públicos".
En concreto, el querellante, el Centro de Estudios Jurídicos Tomás Moro, acusa a López Garrido de haber incurrido en estos por haber otorgado desde su Secretaría de Estado dos ayudas a la Fundación Alternativas por un importe total de 78.000 euros.
En este sentido, la querella asegura que López Garrido, a pesar de haber sido nombrado secretario de Estado para la Unión Europea el 15 de abril de 2008, continuó figurando como patrono de la Fundación Alternativas hasta el pasado 24 de mayo, pese a que fuentes cercanas a Garrido han desmentido la información y han asegurado que el socialista abandonó el cargo el 21 de abril de 2008, seis días después de haber tomar posesión de la Secretaría de Estado de la Unión Europea.
Ayudas por valor de 78.000 euros
La primera ayuda objeto de la querella tuvo lugar el 22 de julio de 2008, cuando López Garrido firmó la concesión de ayudas correspondientes a ese año. Dentro de esta partida, la Secretaría de Estado otorgó 60.000 euros a la Fundación para el análisis de los resultados de la encuesta 'Hablemos de Europa ¿qué Europa queremos?'.
Posteriormente, el 14 de mayo de 2009, López Garrido firmó una nueva resolución a través de la cual su Secretaria de Estado concedió una ayuda por importe de 18.000 euros a la Fundación para poner en marcha el portal de Internet de título '¿Qué Europa queremos?'.
Según los denunciantes, la conducta de López Garrido supone "un claro conflicto con las normas del Código de Buen Gobierno", aprobado en 2005. 
Por ese motivo, y teniendo en cuenta que la presidencia española de la UE comenzará el 1 de enero de 2010, solicitan la dimisión del secretario de Estado para "trasmitir a los españoles la imagen de un Gobierno alejado de todo tipo de corrupción o sospecha".
Ante la decisión del magistrado cabe recurso de reforma en un plazo de tres días.
 López Garrido "absolutamente tranquilo"
El secretario de Estado para la UE ha afirmado que está "absolutamente tranquilo" al estar "todo clarísimo" después de que el haya admitido a trámite la querella.
"Tengo que ver los papeles y haré declaraciones cuando lo haya hecho. Estoy absolutamente tranquilo. Está todo clarísimo", se ha limitado a decir en declaraciones a los periodistas en el Senado. EPF