Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Indra recupera el contrato del escrutinio electoral tras rebajar su oferta un 54 por ciento

Ha sido adjudicado por 3,9 millones, frente a los 9,8 que costó el recuento del pasado 20D
La empresa Indra se ha adjudicado el contrato para el escrutinio de las elecciones del 26 de junio por un importe de 3,9 millones de euros, IVA excluido, una cantidad un 54 por ciento inferior a la que ofertó inicialmente.
Con esta adjudicación, publicada en la Plataforma de Contratación del Estado, Indra recupera un contrato que había perdido en las elecciones generales del pasado 20 de diciembre. La empresa ha realizado el escrutinio en todas las elecciones generales, salvo en las últimas, cuando el contrato fue adjudicado a una UTE de la catalana Scytl y a la madrileña Tecnocom por 9,8 millones de euros, IVA excluido.
Para el 26 de junio, Interior tramitó de urgencia el contrato y, en lugar de convocar un concurso público, recurrió a un "procedimiento negociado" sin publicidad al que sólo invitó a las dos empresas con experiencia en la materia: Indra y el consorcio formado por Scytl y Tecnocom.
Interior se basó para ello en los artículos 170 y 174 de la Ley de Contratos del Sector Público, que permite prescindir del contrato en casos de urgencia.
Según la resolución de adjudicación, recogida por Europa Press, el pasado 6 de mayo se abrieron las ofertas de las dos empresas: la UTE de Scytl y Tecnocom ofertó el servicio por 8,9 millones e Indra por 8,5 (en ambos casos, sin IVA). En el aspecto técnico, Indra ofrecía 1.000 dispositivos móviles adicionales.
"Tras la correspondiente negociación", prosigue el documento, la UTE igualó la oferta técnica y ambas empresas rebajaron sus ofertas económicas: Scytl-Tecnocom ofertó 6,89 millones e Indra 3,895 millones.
La mesa de contratación optó por la oferta más ventajosa económicamente, aunque la adjudicación del contrato se demoró unos días porque hubo "deficiencias de tipo administrativo" en la documentación que tenía que presentar. La decisión definitiva la tomó la mesa de contratación el pasado 23 de mayo.