Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ingresa en prisión el dueño de Grupo Mirador, condenado por quedarse dinero de compradores de pisos

El dueño de la promotora Grupo Mirador, Enrique Faura, y su hermano, también con responsabilidades en la empresa, han ingresado este pasado martes por la tarde en el Centro Penitenciario de Alcolea, en Córdoba, para cumplir una pena de cuatro años de cárcel a la que fue condenado por quedarse con dinero de una docena de compradores de pisos, según han informado a Europa Press fuentes judiciales.
La Sección Primera de la Audiencia de Málaga condenó en 2012 a dos años de prisión a cada uno de los acusados por un delito continuado de apropiación indebida, pena que el Tribunal Supremo amplió en 2014 a los cuatro años de prisión. Tras esto, los abogados de los acusados pidieron la suspensión de la ejecución de la pena, al haber solicitado ambos el indulto.
Pero la Sala rechazó esta petición, tras oponerse a la misma todas las partes, alegando la dificultad de que se conceda un indulto total y argumentando que "ni siquiera se cumplen los requisitos establecidos legalmente como mínimos e imprescindibles", ya que hasta ese momento no habían reparado los daños económicos causados ni mostrado arrepentimiento.
En este sentido se indicaba que habían "demostrado un absoluto desprecio" hacia los perjudicados "y hacia los propios tribunales de justicia, a los que ahora piden sensibilidad, la que ellos no han tenido con los afectados en ningún momento". En ese momento se les concedió de plazo hasta este mes de septiembre para que ingresaran voluntariamente en prisión, lo que hicieron este pasado martes.
En su momento, la Audiencia malagueña declaró probado que la empresa Mirador de la Fortaleza destinó parcelas que adquirió en 1999 al desarrollo de 96 viviendas. Antes de construir la promoción, en los años 2004 y 2005, la empresa vendió pisos, entre ellos a los perjudicados que iniciaron este caso, que entregaron cantidades que oscilaron entre 25.000 y 39.000 euros.
La empresa "no procedió a afianzar las cantidades entregadas y tampoco constituyó cuenta especial destinada al ingreso de esas cantidades dadas para la adquisición de viviendas y no entregó las viviendas pues no obtuvo finalmente la licencia para construir", señalaba en su momento la Sala. En total, entregaron cerca de 400.000 euros.
Asimismo, en esa sentencia se precisaba que no había quedado debidamente acreditado "que el dinero entregado por los compradores fuese finalmente destinado a la promoción Mirador de la Fortaleza, resultando que algunas de las letras de cambio emitidas por los acusados eran giradas en algunos casos a favor de otras promociones del grupo Mirador", apuntando que no ha quedado probado si fueron a eso "o sencillamente las utilizaron para su particular beneficio".