Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Instituto de Estudios Económicos dice que los problemas económicos de Cataluña son de mala gestión, no de financiación

La coordinadora del Servicio de Estudios del Instituto de Estudios Económicos (IEE), Almudena Semur, ha insistido en que Cataluña está "bien financiada" y que "España no roba" a la región, y ha apuntado a una mala gestión por parte del Gobierno catalán ya que, a su juicio, las "quejas en el ámbito soberanista" empezaron "a raíz de la crisis económica".
"Hasta que no hubo crisis económica no se hablada de independencia en Cataluña. Supongo que algo tiene que ver", ha manifestado en una entrevista en 'Los Desayunos de TVE' recogida por Europa Press, en la que ha explicado las conclusiones del estudio 'La cuestión catalana II. Balanzas fiscales y tratamiento fiscal de Cataluña' presentado ayer en Barcelona, recalcando:
Semur ha reiterado que los datos del informe constatan que España "no roba" a Cataluña y que una secesión no sería la solución a los problemas económicos de la región ya que en una Cataluña independiente "habría gran dolor económico". "Aún nos necesitamos", ha subrayado al respecto.
Asimismo, ha advertido de que una independencia supondría la salida de la Unión Europea de Cataluña y, con ello, la región "perdería" el acceso a las líneas de liquidez del Banco Central Europeo (BCE). Además, cree que la secesión generaría problemas comerciales para Cataluña y "se resentiría" la exportación.
Semur ha vuelto a insistir en que es un "disparate" que se identifique el saldo deficitario de una Comunidad Autónoma con un "maltrato" por parte de la Administración central. "Todas la regiones con renta per cápita elevada deben tener saldo a favor, pero de ahí a considerar esto con un latrocinio es un disparate", ha puntualizado, remachando: "Es como si yo, que no pago más impuestos, quiero tener más contraprestaciones del Estado".