Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Intercambio de golpes en el debate sobre Europa

Mayor Oreja se ha defendido y ha recordado su lucha en el País Vasco en favor de la democracia, en un momento en el que se jugaba la vida mientras, "quizás", López Aguilar estuviera "aprendiendo a tocar la guitarra", en alusión a la afición musical del candidato socialista.
El cabeza de lista del PP ha asegurado que el PSOE busca "deliberadamente una España sin valores e irreconocible" en un momento en el que, a su juicio, hay un "déficit de nación" y en el que están amenazados derechos como el de la vida y el del propio idioma español.
López Aguilar ha reprochado a Mayor Oreja que tenga una visión "muy conservadora" de las cosas y al PP de "asustar a la gente" cuando habla de seguridad y de "hacer poco por protegerla". Además, le ha instado a que no distraiga la atención de los ciudadanos con cuestiones que deben discutirse en el Parlamento español.
Mayor Oreja se ha preguntado qué mentira socialista toca ahora para que el partido del Gobierno gane los comicios del 7-J después de otras relacionadas con la crisis económica. Ante esta crítica, López Aguilar ha respondido que el PP no está legitimado para hablar de mentiras después de su gestión del accidente del Yak-42 y del 11-M.
Ambos candidatos han contrastado sus recetas económicas para salir de la crisis, y mientras Mayor Oreja ha defendido la política desarrollada por los Gobiernos de José María Aznar, el dirigente socialista ha considerado que hay salir de la crisis con política social y no contra la política social.
El candidato del PP ha asegurado que la prioridad de su partido en materia de política social es el empleo y la educación, y se ha preguntado qué ocurriría si los ministros de un Gobierno del PP con 4 millones de parados recorrieran España alardeando de política social.
Los valores como arma
La crisis: recetas y críticas