Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Interior admite que un funcionario de Meco estuvo de noche en la celda de una reclusa

Instituciones Penitenciarias no descarta los abusos o la introducción de droga en Meco. Vídeo: Informativos Telecincotelecinco.es
La secretaria general de este departamento, Mercedes Gallizo, ha remarcado que la primera denuncia por irregularidades en el comportamiento de algunos funcionarios se recibió en enero y en ella se hacía referencia a la introducción y el consumo de alcohol en el centro.
Gallizo defendió que ante las denuncias presentadas se ha actuado con "absoluta contundencia" y que el cese de la cúpula directiva de la prisión se debió a que no tomó medidas "con la celeridad necesaria".
Gallizo explicó que su departamento tuvo conocimiento de estas irregularidades, que definió como "comportamientos inaceptables", a finales de 2009 y que fue a principios de enero cuando una funcionaria informó de la introducción de alcohol, de modo que se abrió una investigación para conocer lo ocurrido, la cual derivó en la apertura de un expediente disciplinario a un funcionario. 
A principios de abril se conoció el escrito presentado por otra funcionaria acerca de otra supuesta irregularidad: al parecer un guardia entró en la celda de unas reclusas durante la noche, un hecho que, para Gallizo, ya es "extremadamente grave".
Debido a que el funcionario permaneció "un tiempo" en la celda, la investigación que se organizó al conocerse la denuncia no descarta "nada", incluidos las relaciones sexuales. Las dos presas implicadas han sido trasladadas de centro penitenciario.
Después de que se conociera esta denuncia de abril, y sumada a la ya presentada en enero, la secretaria general explicó que fue ella misma la que tomó las medidas necesarias para iniciar la investigación en Alcalá Meco (ahora llamada Madrid I), ya que consideró que se trataba de un tema de "extrema gravedad". "
Gallizo, que decidió ofrecer esta rueda de prensa para aclarar todo lo sucedido y las medidas que se han adoptado, defendió que ante las denuncias presentadas se ha actuado con "absoluta contundencia y mano dura" tanto contra los funcionarios expedientados, uno por la supuesta introducción de alcohol y otro por entrar en una celda por la noche, como contra los mandos directivos de la prisión, en total tres personas.
Sin relación con la Ley de Igualdad
La secretaria general también anunció que pedirá su comparecencia en el Congreso de los Diputados para explicar lo ocurrido en la prisión, al tiempo que descartó que todos estos incidentes se hayan producido por la entrada en vigor de la Ley de Igualdad. A su parecer, los responsables son personas que han actuado de forma "inaceptable", lo cual "no tiene nada que ver" con una ley que obliga a no discrimar a las mujeres a la hora de incorporarse a este tipo de puestos de trabajo.
Gallizo quiso dejar claro que los comportamientos indebidos detectados en la prisión son "actuaciones individuales" que no deben "empañar en absoluto el buen nombre de estos funcionarios", más de 25.000 en España.