Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Interior justifica la acción policial en la manifestación anti-Lomce del 20 de noviembre en Vigo por las "provocaciones"

Explica que los agentes fueron rodeados y fue "necesario" el uso de la "defensa reglamentaria"
El Gobierno ha justificado la actuación de la Policía durante la manifestación contra la Lomce que tuvo lugar en Vigo el pasado 20 de noviembre (que acabó con varios estudiantes y agentes heridos, y 6 detenidos) por las "provocaciones" y "empujones" de algunos de los participantes en la protesta, que llegaron a lanzar objetos a los miembros de las Fuerzas de Seguridad.
Así se ha expresado el Ejecutivo en respuesta a una pregunta del Grupo Mixto, formulada por la diputada del BNG, Olaia Fernández Davila, sobre el número de efectivos, el uso de material antidisturbios o las consecuencias de su actuación. En su pregunta, la parlamentaria nacionalista se refiere a esa actuación de los agentes como una "desproporcionada carga policial contra estudiantes".
Según señalaba Fernández Davila, en esa protesta hubo "un gran despliegue policial" pese a que se trataba de "un acto reivindicativo pacífico", y los estudiantes "fueron objeto de una brutal y desproporcionada carga policial, puesto que la Policía Nacional disparó incluso pelotas de goma".
Asimismo, el BNG indicaba que muchos progenitores denunciaron que sus hijos recibieron porrazos, y varios resultaron con heridas, que tuvieron que ser revisadas en distintos servicios médicos de la ciudad.
Según Fernández Davila, esta actuación y el gran número de agentes en las protestas parece "una práctica establecida", por lo que el Ministerio "debería reflexionar acerca de este modo de proceder, que vulnera derechos fundamentales de la ciudadanía".
RESPUESTA DEL GOBIERNO
En su respuesta, a la que tuvo acceso Europa Press, el Gobierno ha señalado que el dispositivo policial en esa ocasión estuvo formado por 45 funcionarios de la Unidad de Intervención Policial (UIP). También ha indicado que, al inicio de la protesta en As Travesas, el número de participantes era de unas 350 personas, que aumentaron a unas 600 al llegar a la Plaza de España.
Por otra parte, ha apuntado que, posteriormente, "se incorporaron a la manifestación unas 25 personas con la cara tapada y portando mochilas", que comenzaron a "quemar contenedores, lanzar piedras, botellas de cristal y otros efectos".
Según el Ministerio del Interior, estas conductas dieron lugar "a las correspondientes detenciones", pero "en ningún momento se llevó a cabo intervención desproporcionada ni carga policial alguna". Además, Interior también ha subrayado que, cuando la protesta se estaba disolviendo, fue detenido un joven que lanzó un objeto metálico a un policía.
"Esta detención derivó en nuevas provocaciones y empujones a la fuerza pública, que fue rodeada por unos 150 manifestantes, por lo que fue necesario el uso de la defensa reglamentaria", ha explicado el Gobierno, que también ha recordado que 9 agentes resultaron heridos, de los que 6 requirieron asistencia médica.