Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigadas cinco fiestas de Berlusconi por posible prostitución

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, al comienzo del segundo día de celebración de la cumbre de la UE en Bruselas (Bélgica) el pasado viernes, 19 de junio. EFE/Archivotelecinco.es
La justicia italiana investiga cinco fiestas celebradas en residencias oficiales del primer ministro, Silvio Berlusconi, en las que pudo existir prostitución y consumo de cocaína, según informa hoy el diario La Repubblica.
El diario asegura que Berlusconi, al que no se investiga por este caso, celebró en sus residencias de Roma y Cerdeña diversas fiestas con una treintena de mujeres reclutadas por Gianpaolo Tarantini, un empresario del sur de Italia investigado por un delito de estafa.
Las escuchas llevadas a cabo durante la investigación a Tarantini han levantado el último escándalo político relacionado con las fiestas de Berlusconi, después de la publicación hace varias semanas de algunas fotos de las fiestas en las que algunos huéspedes salen desnudos.
Aunque todavía no está probado ningún delito, el abogado de Berlusconi, Nicolò Ghedini, se refirió al primer ministro como "usuario final".
Según Ghedini, en el caso de que fuera cierto que las chicas hubieran sido pagadas para acudir a las fiestas de Il Cavaliere, Berlusconi era "el usuario final y por tanto en ningún caso punible penalmente".
Tarantini afirmó que los pagos que hizo a las chicas que acudieron a las fiestas eran "el reembolso de gastos" realizados pero en ningún caso el pago por servicios sexuales.
El diario afirma también que no existían medidas de control del ingreso a las residencias de Berlusconi, ya que sólo hacía falta llamar a Tarantini para poder entrar.
Algunas chicas que participaron en las fiestas pudieron incluso sacar fotos o grabar sonidos durante sus estancias en las residencias del primer ministro, algunas de las cuales las publicadan hoy La Repubblica y el Corriere della Sera.
Del relato de algunas chicas que participaron en las fiestas se deduce que la decisión de no controlar a los participantes en la entrada o dentro de las residencias llegó del entorno del primer ministro.
La Repubblica publica una entrevista con Barabara Montereale, una de las chicas que participó en las fiestas de Berlusconi y amiga de Patrizia D'Addario, que el pasado 17 de junio afirmó que por su participación en dichas fiestas recibió 1.000 euros.
Según el relato de Monterale, alguien pagaba las compras de D'Addario en la boutique de Versace en la conocida calle comercial Via de Corso en Roma.
Además, Montereale se refiere a una conversación grabada en posesión de la Fiscalía en la que D'Addario habla con disgusto sobre cómo Berlusconi la cortejaba "delante de todos los guardias del cuerpo".
En la conversación grabada Montereale le contesta a D'Addario que es "otra como Noemi", la joven de 18 años napolitana a la que se relacionó con Berlusconi, alguien que puede "hacer daño" al primer ministro.
Asimismo, Montereale asegura que en una de sus estancias en Villa Certosa, la mansión sarda de Berlusconi, la mayoría de las chicas eran de países del este y que estas competían entre sí por la atención del primer ministro.