Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Israel indemniza con más de 200.000 euros a la familia del cabo Soria, fallecido en un bombardeo en Líbano

El Gobierno de Israel ha indemnizado con 220.000 dólares (poco más de 200.000 euros) a la familia del cabo español Francisco Javier Soria Toledo, quien falleció el 28 de enero de 2015 en un bombardeo del Ejército hebreo contra posiciones de la milicia Hezbolá en la frontera con Líbano, según ha informado el diario israelí 'Haaretz'.
El cabo Soria pertenecía al contingente español desplegado en la misión de la ONU en Líbano (FINUL) y se encontraba en una torre de vigilancia situada en la Línea Azul --la demarcación entre Líbano e Israel establecida por Naciones Unidas en el año 2000-- cuando los artilleros israelíes bombardearon la zona.
El bombardeo de Israel que acabó con la vida del 'casco azul' español respondía a un ataque previo de Hezbolá que había matado a dos soldados hebreos. Las investigaciones que llevaron a cabo el Ejército español, la ONU y el Gobierno de Tel Aviv determinaron que los artilleros israelíes cometieron "varios errores" al disparar que llevaron a bombardear la torre de vigilancia y no las posiciones de la milicia libanesa.
Según el diario 'Haaretz', por este hecho el Ejército israelí tomó medidas disciplinarias contra los militares responsables y el Gobierno hebreo ha indemnizado con algo más de 200.000 dólares a la mujer del cabo Soria, que cuando tuvo lugar el ataque estaba a punto de dar a luz.
El ministro de Defensa, Pedro Morenés, afirmó tras la muerte del militar que el bombardeo sobre las posiciones de la ONU en Líbano fue "mucho más una imprudencia que una intencionalidad" y que Israel había "reconocido su responsabilidad". Además, aseguró que el hecho de que el Gobierno hebreo fuese a indemnizar a la familia era un hecho "sin precedentes" para Israel.