Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Izquierda Plural propone un proceso constituyente donde nada esté "vetado" y avisa del peligro de "portazos"

Defiende la necesidad de consultar al pueblo catalán y acusa al Gobierno de esconder con este debate los problemas "reales" de España
El diputado de ICV en el Congreso y portavoz adjunto de Izquierda Plural, Joan Coscubiela, ha defendido este martes en el Congreso la necesidad de que el pueblo de Cataluña pueda pronunciarse sobre su futuro con independencia de que después toda España votase una reforma de la Carta Magna y ha propuesto un proceso constituyente en el que "nada esté vetado" y avance hacia un Estado federal.
Coscubiela ha sido el encargado de defender en la tribuna la postura común de IU, ICV y CHA respecto a la proposición de ley remitida por el Parlamento de Cataluña para que el Estado le ceda la competencia de convocar un referéndum. Según ha insistido en aclarar, "consulta no quiere decir independencia" y ha advertido del peligro de responder siempre "con portazos".
Sin embargo, considera que al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, le interesa "vender" ese mensaje y para ello "ha levantado molinos de viento cuan gigantes" e "inventado enemigos". "¿Por qué no acepta que el resultado de la consulta pueda ser distinto a la independencia? Por ejemplo la opción federal", ha preguntado lamentando que el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, haya caído también en esta "trampa" e identifique consulta con independencia.
A su juicio, al jefe del Ejecutivo "no le interesa" esta postura porque prefiere un "conflicto directo" para "esconder los verdaderos problemas de los ciudadanos". "Les gustaría que en el debate electoral europeo no se discutiera sobre lo que han hecho el Europa", ha reprochado Coscubiela, quien ha incluido en esta crítica a la Generalitat y CiU.
El portavoz adjunto de Izquierda Plural ha insistido en que, ante un "conflicto", lo primero es saber lo que piensa "democráticamente" la ciudadanía. Y según ha asegurado éste es el objetivo de la propuesta remitida por el Parlament, que "apuesta claramente por el diálogo y es respetuosa con la Constitución".
"Reconoce el derecho a decidir de los ciudadanos de Cataluña en su ámbito sin negar el derecho de los ciudadanos españoles a decidir colectivamente aquello que le corresponde, como sería una reforma de la Constitución", ha insistido Coscubiela, que ha subrayado que se trataría de un referéndum de naturaleza "consultiva".
LA CONSTITUCIÓN NO PUEDE SER UNA CÁRCEL
A su juicio, la delegación de la competencia para convocar una consulta cabe dentro de la Constitución a través del artículo 150.2, que ha recordado que ya se ha utilizado en anteriores ocasiones cuando se necesitaba una "salida política a problemas políticos que no tenían cauce dentro de una interpretación ordinaria". Además, se ha remitido a la sentencia del Tribunal Constitucional sobre la declaración soberanista del Parlamento catalán, que cree que abría "una vía" al diálogo.
"La Constitución no puede ser una cárcel, una momia ni una piedra arrojadiza, sino un espacio abierto de convivencia y canalizador de conflictos", ha sostenido reprochando al Gobierno y al PP que prefieran "un choque de trenes" con el que "camuflar los problemas reales del país".
A su juicio, lo que 'populares' y socialistas no quieren es que "los ciudadanos hablen" y ha recordado que sólo se han convocado tres referendos durante los últimos 35 años. "No tienen autoridad para argumentar como gran bandera quijotesca la soberanía del pueblo español porque lo han ninguneado durante 35 años", ha censurado.
Además, ha acusado a Rajoy de hacer siempre una interpretación "restrictiva" de la Constitución y dar siempre "portazos". "Haga algo, no se sitúe en el inmovilismo", le ha exigido sosteniendo que "España no se rompe" por consultar a la ciudadanía sino que "se ha roto ya" por las políticas sociales del Gobierno.
LAS AGUAS SIN CAUCE, O SE ESTANCAN O DERRIBAN DIQUES
Coscubiela ha advertido al presidente de que "se le está pudriendo este conflicto en las manos" y ha avisado de que "las aguas democráticas tienen mucha fuerza" y, si no tienen cauce, sólo encuentran dos soluciones: "que se estanquen o cojan fuerza y derriben todos los diques".
La propuesta de Izquierda Plural se basa en un Estado federal que reconozca que la convivencia es "voluntaria y no forzada" y los catalanes tendrían "derecho a decidir su futuro político". "Una propuesta de Estado federal no es creíble si no reconoce el derecho a decidir", ha advertido al PSOE.
También cree que debe reconocer el carácter plurinacional y plurilingüístico de Estado y que el actual Estado autonómico, que ha tenido "éxitos claros", ahora "sufre fatiga". Por último, ha subrayado que la igualdad en derechos de los ciudadanos es "absolutamente compatible" con la diversidad de formas políticas". "Lo que hace desiguales a los españoles no es la comunidad autónoma sino la clase social a la que pertenecen", ha zanjado.