Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La JEC amplía el plazo para que los electores del exterior puedan votan en consulados hasta el día 26

Los electores inscritos en el censo de residentes en el extranjero podrán votar en los consulados españoles hasta el mismo día de las elecciones generales, 26 de junio, según ha acordado la Junta Electoral Central (JEC) a petición del PP y con el visto bueno del Ministerio de Asuntos Exteriores.
Según el calendario inicial, los inscritos en el Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA) tenían de plazo entre el 21 y el 24 de junio para votar presencialmente en consulados y embajadas, obviamente habiendo cumplido antes con el requisito de solicitar el ejercicio de voto, lo que se conoce como "voto rogado".
El director de campaña del PP, Jorge Moragas, anunció el pasado lunes que su partido iba a pedir una prórroga de ese plazo para facilitar el voto en persona. Hasta ahora, la Junta Electoral había ampliado hasta el 6 de junio el plazo para pedir el voto pero no había modificado las fechas de votación. Sólo accedió a permitir que el Consulado de España en Caracas pueda realizar dos envíos de votos de los españoles residentes allí, "debido a la situación excepcional que atraviesa" Venezuela.
CIRCUNSTANCIAS EXCEPCIONALES
En consonancia con la prórroga del voto rogado, con esta nueva resolución la JEC amplía también el plazo para depositar en consulados los votos en urna, pero avisa de que lo hace porque entiende que "concurren circunstancias excepcionales" y para "facilitar al máximo el ejercicio del derecho de sufragio de estos ciudadanos".
Según la resolución recogida por Europa Press, el viernes 24 los consulados prepararán "con la mayor celeridad posible" un primer envío a España con los sobres depositados por los electores y los recibidos por Correos hasta esa fecha, junto con el acta expedida por el funcionario consular. El Ministerio de Asuntos Exteriores recopilará todos los envíos y los hará llegar por vía urgente a las correspondientes Juntas Electorales Provinciales.
Pero además de ese primer envío, que es el que contempla la legislación electoral como ordinario, las oficinas consulares habilitadas para el voto en urna abrirán de nuevo sus puertas el sábado 25 (jornada de reflexión en España) e incluso el domingo de las votaciones para recibir tanto los votos por correo remitidos hasta ese momento, como aquellos otros que puedan presentar los electores dentro de este plazo extraordinario.
HASTA LAS 20 HORAS DEL 26, HORA PENINSULAR
Eso sí, la apertura no podrá extenderse más allá de la hora prevista para el cierre de los colegios electorales en la península, esto es, a las 20 horas del domingo 26 de junio. Al concluir esa prórroga extraordinaria se preparará un segundo envío a Madrid "por el procedimiento más rápido posible" para que Exteriores, a su vez, haga llegar los sobres de papeletas a las juntas electorales con el fin de que lleguen a tiempo del recuento definitivo, programado para el miércoles 29 de junio.
En ese sentido, la JEC insta a la Dirección General de Españoles en el Exterior y de Asuntos Consulares y Migratorios a tomar "todas las medidas necesarias" para procurar que los sobres con los votos de los electores puedan estar a disposición de Correos antes de las 13 horas del martes 28 de junio, de manera que ésta pueda realizar la entrega a las respectivas Juntas Electorales Provinciales antes de las 8 de la mañana del día siguiente.
En otra resolución en respuesta a las quejas de Comisiones Obreras, la Junta Electoral asegura ser "consciente" de las "dificultades y problemas que ha planteado la aplicación de la legislación electoral vigente respecto al voto de los españoles residentes en el exterior".
LOS EFECTOS DEL VOTO ROGADO
Reconoce así el desplome de la participación y las quejas que se suceden elección tras elección desde que en 2011 se comenzó a aplicar el llamado voto rogado que obliga a los emigrados a pedir el ejercicio del sufragio como condición sine qua non para poder votar.
Este mecanismo, incluido en la reforma electoral que impulsaron el PP, el PSOE y los nacionalistas de CiU y PNV, pretendía acabar con los casos de fraude en el voto emigrante que se venían produciendo en años anteriores, pero sus efectos han provocado que casi todos los promotores del voto rogado hayan pedido corregirlo.
La Junta Electoral, después de recibir tantas quejas en los distintos comicios, ha decidido redactar este año un informe específico sobre el voto desde el extranjero con la intención de elevarlo a las Cortes Generales y al Gobierno que se constituyan tras las próximas elecciones generales.
Por otro lado, la JEC ha rechazado en cambio una petición del PSOE para ampliar ya los plazos del voto por correo, pues entiende que no hay "ninguna circunstancia extraordinaria" y que prorrogarlo a estas alturas puede provocar que los electores demoren sus trámites con el "riesgo" de que la documentación electoral pueda llegar fuera de los plazos legalmente previstos.