Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La JEC acuerda redactar un informe específico sobre el voto del extranjero para que lo estudie el nuevo Parlamento

La Junta Electoral Central (JEC) ha acordado redactar un informe específico sobre el voto de los españoles residentes en el extranjero para que sea objeto de estudio de las Cortes Generales que surjan de las elecciones del próximo 26 de junio y del futuro Gobierno, habida cuenta de las quejas que en cada proceso electoral viene recibiendo sobre las "dificultades" que sufren estos electores a la hora de poder ejercer su derecho a voto.
El último en trasladar sus quejas ha sido el sindicato de Comisiones Obreras, quien ha censurado los "obstáculos" e "irregularidades" del voto exterior por parte de los electores españoles en las elecciones de 20 de diciembre.
TOMAR CARTAS EN EL ASUNTO
En una resolución que recoge Europa Press, el organismo arbitral asegura ser "consciente" de las "dificultades y problemas" que ha planteado la aplicación de la legislación electoral vigente respecto al voto de los españoles residentes en el exterior.
"Hasta tal punto", apunta la JEC, que ha decidido redactar un informe sobre este asunto con la intención de elevarlo a las Cortes Generales y al Gobierno que se constituyan tras las próximas elecciones generales.
Los problemas arrancan desde la reforma electoral que impulsaron el PP, el PSOE y los nacionalistas de CiU y PNV ara implantar el llamado voto "rogado", que obliga a los residentes en el extranjero a solicitar el ejercicio del sufragio como condición para poder después votar.
Ese mecanismo, ideado para evitar las denuncias de fraude del voto emigrante de años anteriores, ha desplomado la participación de los españoles en el extranjero ante los diversos obstáculos que éstos se han encontrado para poder ejercer su derecho dentro de los ajustados plazos del procedimiento electoral.
Desde entonces son numerosas las reclamaciones que la JEC viene recibiendo por estos hechos y frecuentes las peticiones de ampliación de los distintos plazos para "rogar" el voto y también para poder votar. El organismo arbitral tiene también que consultar cada paso con la Oficina del Censo Electoral, que despacha las solicitudes de voto, y con el Ministerio de Asuntos Exteriores, que dirige la red de consulados que debe organizar los envíos, además de tener en cuenta la situación de Correos y de los servicios postales de los países de residencia de los electores.
CADA PRÓRROGA TIENE SUS CONSECUENCIAS
En el presente proceso electoral, la Junta Electoral Central ya ha tenido que prorrogar hasta el 6 de junio el plazo para solicitar el voto, ha ampliado el periodo para enviar la documentación electoral a los electores, e incluso ha permitido abrir los consulados hasta el mismo 26 de junio (jornada electoral en España) con el fin de que los inscritos en el Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA) puedan votar en urna.
Y todos los plazos se tienen que conjugar con el ajustado procedimiento electoral, que determina que el voto por correo se recuenta el domingo en las urnas y que los votos del exterior se incorporan al escrutinio definitivo que las juntas electorales realizan al miércoles siguiente.
Así las cosas, las prórrogas han obligado a que en estas elecciones habrá dos envíos a España desde los consulados, uno con los obres de votación recibidos hasta el 24 de junio y otro que Exteriores haga llegar a Correos antes de las 13 horas del 28 de junio para que dé tiempo a que esté al día siguiente en las juntas electorales para el recuento definitivo.