Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jameneí vuelve a acusar a los dirigentes occidentales de inmiscuirse en Irán

El líder supremo iraní, el ayatolá Alí Jameneí, se dirige a sus fieles durante la oración de los viernes en Teherán, Irán, el pasado 19 de junio. EFE/Archivotelecinco.es
El líder supremo de la Revolución iraní, ayatolá Ali Jameneí, reiteró hoy sus críticas a los países occidentales, a los que acusó de querer inmiscuirse en los asuntos internos de Irán.
En declaraciones divulgadas por la prensa local, la máxima autoridad de Irán incluso llegó a tildar de "idiotas" a algunos dirigentes occidentales.
"Algunos responsables estadounidenses y europeos, con sus palabras idiotas sobre Irán, hablan como si ellos mismos no tuvieran problemas y que sólo Irán es el tema", explicó.
Irán es escenario de protestas y disturbios desde que hace dos semanas se conocieran los resultados de los comicios presidenciales, que la oposición ha denunciando como fraudulentos.
En la represión han muerto al menos una veintena de personas -según cifras oficiales- y centenares han sido arrestadas o están en paradero desconocido.
El régimen de Teherán ha acusado a Occidente, y en especial a Estados Unidos, el Reino Unido, Francia y Alemania de espolear los disturbios y buscar con ello causar lo que ha denominado como una revolución de terciopelo.
El viernes, los ministros de Asuntos Exteriores del grupo de los ocho países más industrializados (G-8) reunidos en la ciudad italiana de Trieste emitieron un comunicado en el que pedían al régimen iraní que respetara la derechos humanos y que solucionara la disputa electoral a través de un diálogo pacífico y democrático.
El portavoz del ministerio iraní de Asuntos Exteriores, Hasan Qashqavi, respondió el sábado que el documento significaba una interferencia en los asuntos internos de Irán.
El viernes, el presidente norteamericano, Barack Obama, negó una vez más que su país haya intervenido en los asuntos iraníes e instó a si colega iraní, Mahmud Ahmadineyad, a que dé explicaciones a las familias de aquellos que han resultado muertos, heridos o arrestados durante las dos últimas semanas de protestas en Irán.
El mandatario norteamericano describió como "vergonzosa" la violencia con la que se han empleado las fuerzas de Seguridad y las milicias islámica "Basij" y advirtió que el mundo miraba y condenaba estas acciones.
Ahmadineyad respondió a Obama que su postura respecto a las controvertidas elecciones en Irán cuestiona la veracidad de sus intenciones de cambio.