Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jáuregui no cree que Mas haga un "referéndum con cajas de cartón" pero prevé "alto voltaje político"

Pide a Rajoy que tome la iniciativa de la reforma constitucional para no estar "girando en torno a la peonza que lanzan" los nacionalistas
El exministro socialista Ramón Jáuregui no cree que el presidente catalán, Artur Mas, vaya a convocar una consulta de soberanista de manera ilegal y a "dirigir un proceso hacia un referéndum con cajas de cartón", pero sí cree que los próximos meses serán "de alto voltaje".
En una entrevista en la Cope recogida por Europa Press, ha opinado que, después de que el Congreso haya rechazado ceder a Cataluña la competencia para convocar un referéndum, ahora el Parlament aprobará una nueva ley de consultas, "probablemente en días cercanos a la Diada" del 11 de septiembre, pero el Tribunal Constitucional la suspenderá y eso "provocará un conflicto jurídico de alto nivel".
Según Jáuregui, nadie, ni siquiera CiU, sabe lo que pasará a partir de entonces, pero cree que todo se sucederá "en el marco de la legalidad pero con un alto voltaje político". Y además, cree que si el TC suspende la ley de consultas eso encajará en la estrategia de los independentistas porque "alimenta el victimismo".
Así, ha reiterado la propuesta del PSOE de abrir un debate para reformar la Constitución, convencido de que así los partidos nacionales llevarían la iniciativa en vez de seguir "girando en torno a la peonza que ellos (los nacionalistas) lanzan".
Por eso, ha lamentado que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, "no compre el producto" que le ofrece el PSOE, porque no quiera "correr riesgos" o porque "no le apetece". Si la propuesta del PSOE se materializase, ha dicho, entonces se vería qué opina de ella CiU, o los empresarios, los jóvenes.
MAS, ARRASTRADO POR LA ANC
Además, cree que CiU "no desprecia del todo" esa propuesta del PSOE, pero "desgraciadamente" está pilotada por Artur Mas y éste está "en un barco fletado por la Asamblea Nacional Catalana". A su juicio, en Cataluña "los partidos no controlan el proceso" y Convergència "está astutamente esperando a ver qué pasa".
En todo caso, ha insistido en que la propuesta de reforma que propone el PSOE no es sólo para hacer frente al problema catalán, sino porque consideran que hay "fatiga de materiales" en la Carta Magna. Y ha reiterado que no reclaman un proceso constituyente, como propone IU, en su intención de forma "frívola".
Los socialistas quieren incluir en la Constitución el Derecho europeo, que no existía para España en 1978, adaptar los derechos fundamentales --por ejemplo a la aparición de Internet--, eliminar la prevalencia del varón sobre la mujer en la sucesión a la Corona y reformar el Senado y el modelo territorial en un sentido federal que refleje más las singularidades de las comunidades históricas.
"España se hace así o no se hace", ha apuntado. A modo de ejemplo, ha dicho que Cataluña o País Vasco tienen ya hoy competencias de Policía y que eso "no molesta a la igualdad de todos los españoles". Jáuregui ha dicho ser consciente de que en España hay también una pulsión recentralizadora, pero no cree que deba irse en ese sentido.
Por otro lado, ha rebatido el argumento de que allá donde haya "una minoría o una identidad tiene que haber una nación o un Estado". En su opinión, esa "regla política" que se está viendo también en otros lugares de Europa --el Véneto, Escocia, Flandes o el este de Europa-- "es mortal porque literalmente arrasa el proyecto europeo".
Y sin embargo, ha admitido que esos sentimientos están en mucha gente y se ha preguntado si se debe a que la izquierda "ha dejado de ser la ideología capaz de aglutinar sentimientos". De hecho, se ha preguntado también por qué los jóvenes catalanes son mayoritariamente independentistas en lugar de optar por otras reclamaciones como la "rebelión" o "más democracia".