Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pujol dice que está "al margen" de los negocios de su hijo

El expresidente de la Generalitat de Cataluña Jordi Pujol ha asegurado este miércoles en su declaración ante el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata que está "al margen" de los negocios de su primogénito y ha insistido en que la fortuna familiar, depositada en cuentas en Andorra, procede del legado de su padre, Florenci Pujol, han informado fuentes jurídicas.

A lo largo de una declaración que se ha prolongado durante tres horas y media, en las que ha contestado en castellano por deseo propio a las preguntas del magistrado y de los fiscales Anticorrupción Fernando Bermejo y Belén Suárez, el expresident ha repetido, punto por punto, la declaración que efectuó hace más de un año en el juzgado de Barcelona que se ocupaba entonces de la instrucción.
Su mujer, Marta Ferrusola, también citada hoy, ha reproducido también el mismo esquema que entonces, y se ha negado a declarar como investigada por un delito continuado de blanqueo de capitales.
Pujol, ha negado de forma rotunda tener o haber tenido cuentas en Andorra o en cualquier otro país del extranjero y también ha desmentido categóricamente que acompañara a su esposa al banco andorrano en el que ella mantiene un depósito.
También ha negado reiteradamente haber recibido comisiones como cobro a adjudicaciones del Govern catalán y ha incidido en que decidió hacer público el comunicado en el confesó que disponía de fondos ocultos por "ética".
En cuanto a la cuenta de la Banca Reig que llegó a acumular 1,14 millones de euros y de la que sería el titular real, Pujol ha reiterado que se prestó a fingir que ese dinero era suyo y no de su hijo mayor para evitar que los fondos acabaran en el bolsillo de su exmujer, Mercé Gironés.
Así, ha precisado que la carta en la que un gestor andorrano indica que ese dinero es propiedad del padre y no del hijo, se preparó para ayudar en un intento de reconciliación de la pareja en 2001 y dar credibilidad a la versión que mantuvo su hijo durante el divorcio, cuando desmintió que poseía ese dinero para no tener que dividirlo con su ex.
Según han precisado fuentes presentes en la declaración, el expresidente de la Generalitat ha admitido que no está muy orgulloso de ese ardid y ha asegurado que lo hizo por su hijo. La cuenta alcanzó su máximo saldo el 28 de octubre de 2010 y quedó en saldo "cero" el 30 de diciembre de dicho año.
El 'expresident' ha declarado en calidad de investigado por un delito continuado de blanqueo de capitales ante el magistrado, que investiga a los Pujol por "orquestar una estrategia coordinada para desarrollar negocios económicos, generar réditos, ocultarlos y distribuirlos" entre todos los miembros del clan familiar, que actuaban como una auténtica "organización".
EL LEGADO
Pujol, que dejó de ser 'molt honorable' en julio de 2014, ha insistido en que los fondos de su familia en el exterior proceden de una supuesta herencia que su padre, Florenci, dejó en 1980 en favor de su esposa y de sus siete hijos pero no a él por "miedo a su actividad política".
Esa herencia de su padre era de 140 millones de pesetas y se multiplicó hasta alcanzar los 500 millones en la actualidad, según él, gracias a inversiones financieras que la familia ha hecho en Andorra, donde estuvo gestionado por esta tercera persona: tampoco sobre esto ha presentado documentación ni extractos bancarios sobre esto.
El supuesto documento manuscrito de su padre en que le expresaba esta voluntad sobre el legado que dejó a la familia del político, también ha salido a colación. Emulando de nuevo su declaración de hace un año, Pujol no lo ha aportado ni ha presentado ninguna otra documentación al juez.
Según las fuentes presentes, ha precisado que la decisión de su padre se debió en gran parte al "temor a la situación política". "Lo hizo para proteger a su nuera y sus hijos", ha agregado.
Preguntado por una donación a la Fundación Catalana de acciones de Banca Catalana, de la que fue máximo accionista y miembro del consejo ejecutivo hasta 1982, Pujol ha puesto de manifiesto que quiso liberarse de esos títulos tras asumir la presidencia de la Generalitat.