Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jordi Pujol dice que reclamar la independencia es "complicado y arriesgado"

El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol ha afirmado este miércoles que piensa que tienen razón quienes afirman que reclamar la independencia es "complicado y arriesgado".
"Si a mi me dicen que eso de reclamar la independencia es muy atrevido, muy complicado, es muy arriesgado, tienen razón", ha dicho Pujol en el acto 'Diálogo sobre el presente y el futuro de la Unión Europea' que ha tenido lugar en la Diputación de Lleida.
Lo ha dicho tras ser preguntado por el periodista Martí Anglada sobre los miedos que se plantean desde Madrid sobre el futuro de Cataluña en la UE, a lo que el convergente ha dicho que sabía mejor que nadie de la complicación de este planteamiento que, para él, no es ninguna sorpresa.
"Durante 65 años yo he sido antiindependentista. La tercera vía me la sé de memoria. La del medio, la que no es ni una cosa ni otra. La tercera vía decían algunos que era la de la puta y la Ramoneta", ha agregado.
Según ha contado, tenía la esperanza de lograr en el marco español un estatus para Cataluña que garantizara el futuro como país, lo que desde su punto de vista ahora "está amenazado".
Pujol ha recomendado evitar la confrontación con España y dentro de Cataluña, a pesar que ha puntualizado que hay división interna en todos sitios, y ha puesto como ejemplo la existente entre el PP y el PSOE "que no pueden entenderse en nada".
"Vienen tiempos en los que la virtud que tendremos que ejercer más será la fortaleza, que es la virtud que permite afrontar las dificultades con confianza, con energía, con entereza", ha sentenciado.
El expresidente ha añadido que si se consiguiera la independencia "sería un tiempo difícil", y ha remarcado que el encaje de una Cataluña independiente con España y con Europa es posible porque todos los países lo ha hecho.
Ha agregado que si Cataluña pudiera con una consulta, de acuerdo con el Gobierno central, o con otras fórmulas "no tan bien regladas" poder manifestar una voluntad muy decidida de ser independientes o, al menos, de obligar a un cambio muy radical de la estructura española, el problema con Europa no tendría que resolverse al día siguiente.
En el acto, que ha clausurado el secretario de Asuntos Exteriores y de la UE, Roger Albinyana, el presidente de la Diputación, Joan Reñé, ha valorado el encuentro "como un intento de acercar a la ciudadanía la Unión Europea, uno de los estamentos políticos más alejados de los ciudadanos".
En este contexto, Reñé ha agragado que el ADN de Cataluña como país "es formar parte de Europa y debe seguir siendo".