Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El empresario José Ana Labajos denuncia a La Fiscalía Anticorrupción de Tenerife por prevaricación administrativa

El empresario tinerfeño José Ana Labajos ha denunciado ante la Fiscalía General del Estado la actuación de María Farnés Martínez, fiscal Anticorrupción en Santa Cruz de Tenerife, por considerar que ha ejercido presuntos delitos contra la Administración Pública relacionados con su persona, según ha informado en una nota la Fundación Canaria de la Construcción (Funcac).
La ramificación en la isla del conocido como caso Fórum salió a la luz a finales de 2006 pero el empresario se lamenta de que, transcurridos casi once años, "ni siquiera se le conteste a las pruebas documentales, contrarias a los indicios delictivos planteados por la Fiscalía, mediante tipificaciones generales, sin concretar los presuntos hechos delictivos", recoge la nota.
Según señala Funcac, "el promotor ha manifestado que no ha tenido otra opción que presentar esta denuncia después del tiempo transcurrido en el que ha permanecido como investigado, sometido a una violencia jurídica de origen político".
En la denuncia presentada a la Fiscalía General del Estado pone en su conocimiento lo que califica de "irregularidades" presuntamente cometidas por la fiscal. Su intención es estos hechos sean conocidos por el Ministerio Público, en base a los artículos 1, 5, 60 y 61 y la legislación que regula a este organismo, así como la posible vulneración de la misma.
CAUSA GENERAL.
Labajos considera que este caso "se ha convertido en una causa general, fenómeno que al no estar tipificado, solamente se puede definir mediante la existencia de factores de riesgo que en las presentes Diligencias sin duda existen: falta de notitia criminis, filtraciones intencionadas o confidentes anónimos, aunque no para la policía".
Igualmente, cree que se han producido "diligencias indeterminadas, ampliación injustificada por blanqueo de capitales, escuchas policiales y registros domiciliarios injustificados realizados durante el secreto de las actuaciones (cinco años), imputaciones tardías, dilaciones indebidas, y falta de imparcialidad de la Instrucción con claros hechos específicos".
Se trata de cúmulo de índices que detectan, bajo su punto de vista, una instrucción caracterizada por "arbitrariedad y desviación". Y todo ello hasta el punto de solicitar a la Fiscalía General la apertura de la investigación correspondiente.