Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Joseba Fernández Aspurz, procedente de la kale borroka navarra

El presunto etarra Joseba Fernández Aspurz, detenido este martes en París tras un tiroteo en el que ha resultado muerto un policía francés, está acusado de atacar con artefactos incendiarios a dos policías forales en Pamplona el 9 de marzo de 2009, día en el que se celebraron las últimas elecciones generales.
Las fuentes han añadido que el agente ha sospechado de la actitud de los tres y les ha pedido la documentación, momento en el que los presuntos terroristas han hecho uso de sus armas.
El pasado día 9, la Audiencia Nacional ordenó la busca y captura de Fernández y de Artzai Santesteban después de que no comparecieran a la vista fijada para ese día y en el que ellos dos y otros cinco acusados iban a ser juzgados por el ataque a los policías forales.
El fiscal pedía para los siete una pena de doce años de prisión por delitos de tenencia y empleo de aparatos incendiarios, atentado contra miembros de policía de una comunidad autónoma y desórdenes públicos terroristas.
Los cinco acusados que sí acudieron al juicio reconocieron durante el mismo haber sido convocados el 8 de marzo de 2008, víspera de las últimas elecciones generales, para "dañar cajeros", pero dijeron que en ningún momento tuvieron la intención de "atacar a personas".
Además de por esta causa, Fernández Aspurz está procesado desde el pasado día 6 por el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco por su presunta participación en el ataque con cócteles molotov a dos sucursales bancarias de Pamplona el 13 de septiembre del año pasado.
El juez imputa a y a otros siete jóvenes un delito de empleo de sustancias explosivas inflamables e incendiarias "cometido por quien actúa al servicio y colaboración con la organización terrorista Segi". El Guindi
Los hechos ocurrieron sobre las 18:10 horas de la citada fecha al término de una manifestación cuyo lema era "Stop estado de excepción. Demokrazia Nafarroarentzat Euskalherriarentzat" (Democracia para Navarra y Euskal Herria) que finalizó en la Plaza del Castillo.
Nueve individuos con sus rostros ocultos, según el auto de procesamiento, cortaron la calle cruzando e incendiando varios contenedores y después rompieron los cristales de dos sucursales bancarias cercanas a las que lanzaron cócteles molotov, quemando sus cajeros automáticos.