Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

JpD, SISEJ y UPF insisten en derogar el artículo 324 de la LECrim que "lleva al límite a los juzgados"

Jueces para la Democracia (JpD), la Unión Progresista de Fiscales (UPF) y el Sindicato de Letrados de la Administración de Justicia (SISEJ) han insistido en la derogación del artículo 324 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECrim) que prevé que todas las causas judiciales en tramitación se clasifiquen en sencillas o complejas, fijando un plazo de instrucción en seis o 18 meses.
Transcurridos seis meses desde la entrada en vigor del nuevo artículo, las tres asociaciones hacen un balance negativo de su aplicación debido a la "falta de encaje" en el sistema procesal y la ausencia de un criterio único en su interpretación. Lo anterior, aseguran, "ha llevado al límite a los juzgados de instrucción y a las fiscalías".
"Si se pretendía una agilización de la Justicia este no es el camino. En los próximos meses veremos cómo el riesgo generado por la entrada en vigor de la ley no se compensa con el escaso bagaje obtenido, que básicamente va a consistir en el archivo de causas que estaban ya sin actividad en los juzgados", sostienen.
JpD, UPF y SISEJ han apuntado que "es posible" que con el 324 de la LECrim aumente la pérdida de calidad del sistema, las dificultades de la investigación y el número de recursos en instrucción y, por tanto, el tiempo de tramitación de los procesos.
Las tres asociaciones lamentan los "estériles enfrentamientos" entre los diferentes colectivos en la aplicación de esta ley y subrayan que los profesionales son la "garantía" en la defensa de los intereses de todos los ciudadanos. "Incluso en la aplicación de reformas como la que evaluamos en este escrito", concluyen al tiempo que piden su derogación cuando se constituya el nuevo Gobierno y las Cortes Generales.