Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Junta de Andalucía autoriza la enajenación de 75 inmuebles para conseguir ingresos de más de 300 millones

El Consejo de Gobierno andaluz ha autorizado este martes a la Consejería de Hacienda y Administración Pública la enajenación de 75 inmuebles de titularidad autonómica para su posterior arrendamiento a largo plazo manteniendo su uso administrativo. La operación, mediante la fórmula de alquiler con retorno o 'Sale & leaseback', permitirá a la Junta conseguir ingresos con cargo al presente presupuesto por más de 300 millones de euros.
En la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno, el portavoz del Ejecutivo, Miguel Ángel Vázquez, ha explicado que a partir de que haya sido aprobada la enajenación, empieza el procedimiento de puesta en el mercado de estos inmuebles. Ha indicado que el procedimiento que se llevó a cabo en años anteriores, por las propias circunstancias del mercado inmobiliario, no tuvo la repercusión que la Junta hubiera querido.
Así, según ha agregado, buena parte de los inmuebles que no se vendieron en su día va en este nuevo paquete que hoy se pone a disposición del mercado inmobiliario, mediante la fórmula del 'Sale & leaseback', es decir, la Junta los vende, pero se queda con un alquiler durante bastante tiempo. Ha indicado que, en su momento, una comisión técnica dictaminará cuál es la mejor oferta.
Según ha recordado el portavoz del Gobierno andaluz, en el último procedimiento que se llevó a cabo, en 2011, se sacaron al mercado 76 inmuebles, con una superficie de 300.000 metros cuadrados, frente a los 75 actuales, con una superficie de 266.000 metros cuadrados.
Vázquez ha indicado que en esta ocasión estamos en un nuevo escenario y, sin "tirar cohetes", puede haber una mayor posibilidad de colocar esos inmuebles en el mercado.
Los inmuebles, que actualmente albergan oficinas y servicios de distintas consejerías en las ocho provincias andaluzas, suman una superficie total construida superior a los 259.000 metros cuadrados y se distribuyen entre las siguientes ciudades: Almería (5), Cádiz (6), Córdoba (8), Granada (7), Huelva (10), Jaén (7), Málaga (4) y Sevilla (22). La relación se completa con seis edificios más, localizados en Algeciras y Jerez de la Frontera (Cádiz); Marbella (Málaga), y Camas, Dos Hermanas y San Juan de Aznalfarache (Sevilla).
Según ha explicado la Junta, la fórmula de optimización del patrimonio inmobiliario conocida con la expresión inglesa 'Sale & Leaseback' se viene utilizando durante los últimos años, tanto en el ámbito privado como en el público, no solo en España sino en países europeos como Austria, Alemania, Francia, Bélgica o Reino Unido.
Su objetivo fundamental es poner en valor el patrimonio público para compensar parcialmente la caída de los ingresos en etapas de decrecimiento económico, obteniendo liquidez sin renunciar al uso de los inmuebles.
Para la Junta, se trata de una herramienta que permite mantener el esfuerzo en política social en un contexto de restricción del endeudamiento público por el cumplimiento de los objetivos de déficit. Además, contribuye a mejorar la gestión y explotación de los edificios administrativos, así como a una mayor racionalización del gasto público.
Con la autorización de enajenación aprobada por el Consejo comienza el proceso competitivo para que las empresas interesadas realicen formalmente las ofertas sobre el conjunto de oficinas. Tras la valoración de éstas por parte de una comisión técnica, se cerrará la operación con la sociedad que ofrezca condiciones más ventajosas.
Una vez terminado el proceso, se transmitirán los inmuebles a los compradores y la Junta de Andalucía recibirá el montante final resultado de esta gestión. Gran parte de los edificios se encuentran en zonas céntricas, si bien se han excluido de la operación todos aquellos que están catalogados como Bienes de Interés Cultural y que se consideran emblemáticos.