Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Junta asegura que el ERE de Egmasa fue una "medida excepcional pero perfectamente justificada" por su carácter social

El portavoz del Gobierno andaluz, Miguel Ángel Vázquez, ha querido aclarar este viernes que el expediente de regulación de empleo (ERE) que se realizó en 2003 en la Empresa de Gestión Medioambiental (Egmasa) de la Junta "no se debió, ni mucho menos, a ningún tipo de circunstancia económica" sino por razones de carácter social, ya que con él se intentó dar solución "a un grupo de trabajadores mayores de 61 años que trabajaban de bomberos forestales en especiales condiciones de peligrosidad y fatigosidad".
Así lo ha dicho al ser preguntado por los periodistas, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, por el hecho de que la Intervención General del Estado haya trasladado a la juez que investiga el caso de los ERE irregulares, Mercedes Alaya, información sobre este ERE de Egmasa para el pago de la indemnización por despido a los 349 trabajadores afectados.
Vázquez ha defendido que "fue una medida excepcional pero perfectamente justificada" precisamente por el carácter social de la misma, ya que pretendía dar una solución a este grupo de trabajadores mayores de 61 años y cuyas condiciones de trabajo en la lucha contra incendios eran peligrosas.
Además, y tras recordar que esta es "una medida que ahora se está poniendo en marcha en toda España" para los bomberos forestales, ha precisado igualmente que Egmasa "era una empresa pública de la Junta y que nunca las subvenciones a entidades del sector público se someten al principio de concurrencia". "Ni ahora ni nunca", ha remachado.
El portavoz del Gobierno, que ha dicho pronunciarse sobre este aspecto con "prudencia" al carecer la Junta de la información que la Intervención General del Estado ha trasladado a Alaya, también ha explicado que Egmasa estaba sometida a un "control financiero permanente" y que, por lo tanto, la Junta "conocía perfectamente el estado de las cuentas de esta sociedad y Egmasa aportó su parte correspondiente al ERE". De ahí, que haya insistido en que "el ERE no se debió a ningún tipo de circunstancia económica" sino social.