Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Junta Electoral admite la denuncia del PP contra los viajes de la Secretaría de Emigración en precampaña

La Junta Electoral Central ha admitido las quejas del PP contra los viajes programados en precampaña por la Secretaría de Estado de Emigración a distintos países para entregar medallas a personalidades españolas residentes en el exterior. El organismo arbitral avisa de que el uso partidista de estos encuentros vulnera la legislación.
En una resolución recogida por Europa Press, la Junta Electoral estima "parcialmente" la denuncia del PP recordando que, desde la convocatoria de las elecciones, "queda prohibido cualquier acto organizado o financiado, directa o indirectamente, por los poderes públicos que contenga alusiones a las realizaciones o a los logros obtenidos, o que utilice imágenes o expresiones coincidentes o similares a las utilizadas en sus propias campañas por alguna de las entidades políticas concurrentes a las elecciones".
EVITAR USOS PARTIDISTAS
"Dicha prohibición --agrega--, no impide la actividad institucional sino que se limita a evitar la utilización partidista de los mismos.
Además, recuerda que "las alusiones a logros tales como declaraciones en prensa resaltando avances y mejoras que han sido posibles gracias a la voluntad política del actual presidente del Gobierno, producidas en periodo electoral y en un acto público organizado por el Gobierno español, como el encuentro con los Consejos de Residentes en Argentina, vulneran el artículo 50.2 de la Ley Electoral".
Por último, se recuerda que esa prohibición rige desde la convocatoria de los comicios, 27 de septiembre, hasta el día de la votación, 20 de noviembre, y no cabe alegar la existencia de una programación previa ni la actividad representativa habitual de un cargo, dado que el legislador quiso "restringir al máximo" la utilización propagandística de este tipo de actos.