Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Junta andaliza defiende la "legalidad" del concurso de TDT en el que empresa vinculada a Lanzas recibió concesión

El consejero de Presidencia, Manuel Jiménez Barrios, ha defendido este jueves la transparencia y la legalidad con la que se desarrolló el concurso del año 2008 de concesión de licencias de TDT, por el que Canal Baeza y La Loma, supuestamente vinculado a empresas de Juan Lanzas, imputado en el caso de los ERE, recibió una concesión.
En la sesión de control al Consejo de Gobierno del Pleno del Parlamento, Jiménez Barrios ha querido dejar claro que esa convocatoria se desarrolló cumpliendo "escrupulosamente con todos los requisitos administrativos".
Ha indicado que con independencia de las personas que presuntamente estuvieron detrás de una empresa a la que se le concedió una licencia de TDT, dado que lo que se valoraba era el proyecto, "la misma se ajusta a la ley en virtud de un correcto procedimiento de concesión".
Ha agregado además que dicho concurso público fue absolutamente "transparente" y que han pasado cinco años sin que haya sido objeto de una sentencia de anulación del mismo, como sí ha ocurrido con algún concurso en la Comunidad de Madrid.
Por su parte, el diputado del PP-A Miguel Contreras ha preguntado al consejero sobre las actuaciones que va a adoptar el Gobierno andaluz una vez que se haya conocido que la Junta "adjudicó en 2008 una licencia de canal de televisión digital terrestre a una empresa controlada por el conseguidor de los ERE Juan Lanzas", como se desprende del último atestado de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) sobre el caso ERE.
Ha indicado que duda mucho de que, con una empresa vinculada a Lanzas y con Gaspar Zarrías como consejero de Presidencia firmando y autorizando la licencia, el proceso "hubiera seguido los trámites legalmente" establecidos. "El conseguidor y el que dicen que era el jefe o superjefe", según Contreras, quien ha apuntado que en la Junta de Andalucía "no se movía un papel sin que lo conociera Zarrías".