Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Junta asegura que "la demolición de El Algarrobico se hará cuando haya plena seguridad jurídica"

La consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, María Jesús Serrano, ha querido dejar claro este jueves que, pese a que la Junta va a formalizar la titularidad pública del suelo sobre el que se levanta el hotel de El Algarrobico ejerciendo así el derecho de retracto que realizó en 2006 por valor de 2,3 millones sobre diversas fincas de este paraje natural, la demolición de "esta monstruosidad que nunca se debió construir" no se hará hasta "que haya plena seguridad jurídica" de que puede hacerse legalmente.
Así lo ha dicho en una entrevista en la Cadena Ser, recogida por Europa Press, en la que Serrano ha defendido que esta "apuesta arriesgada y valiente" de la Junta de Andalucía se toma ahora "porque tras la sentencia del TSJA de la semana pasada donde se declaraba la validez de la licencia de obra (del hotel), el escenario ha cambiado completamente" y cabía la posibilidad de que la empresa Azata del Sol continuara la construcción, paralizada desde 2006.
La consejera ha asegurado que esta última sentencia del TSJA, que declara conforme a derecho a licencia municipal de obras concedida en 2003 para la construcción de este complejo hotelero, no la "comparte ni la comprende" el Gobierno andaluz y que por ello, y ante el "temor" de que pudieran retomarse las obras, se ha decidido "formalizar el derecho de retracto que ya se hizo en 2006".
Esta decisión, según ha esgrimido Serrano, permite "que el terreno sea de titularidad pública de la Junta desde el punto de vista formal" y tiene "como último fin la demolición del hotel y como inmediato que no puedan entrar las máquinas y hacer una transformación o un uso de un suelo que aún no se sabe si es urbano, o urbanizable o no urbanizable por la contradicción de las sentencias" que hasta la fecha se han emitido por parte de los tribunales, que "no se aclaran".
"Mientras el TSJA en el año 2012 decía que el suelo era no urbanizable y de especial protección y ordenaba a la Junta a elevar la protección, luego el mismo tribunal y la misma sala aunque distinta sección, dijo que era urbanizable", ha explicado Serrano sobre el "enredo jurídico de recursos y sentencias" sobre este caso en el que "incluso los mismos tribunales se contradicen".
De ahí que la Junta, "desde el respeto más profundo a los tribunales pero con la convicción de que necesitamos salvaguardar el medioambiente", haya decidido formalizar este derecho de retracto con la "voluntad clara de restablecer" una legalidad urbanística que entiende que "allí está alterada", ha argumentado Serrano.
Todo ello, ha insistido, para "no ceder ni un ápice a la especulación" y para no "volver a caer en errores del pasado", unos errores en los que, según ha reconocido la consejera, también cayó la Junta de Andalucía junto a otras administraciones y que, desde 2006, el Gobierno andaluz intenta reparar con una "apuesta clara por recuperar medioambientalmente la zona", algo que se pretende hacer "con un plan de dinamización" en todo el paraje que se presentará "en breve".
Cuestionada sobre las voces que piden el término de las obras del hotel y la puesta en marcha del mismo para generar empleo en la zona, la consejera ha dicho que "entiende" a los vecinos porque hay muchas familias "que lo están pasando francamente mal" pero ha criticado a los alcaldes de los municipios colindantes a este paraje natural por utilizar "discursos localistas" que, a su juicio, no miran por las generaciones futuras ni por un desarrollo sostenible.
Por ello, Serrano ha asegurado que la Junta de Andalucía se va a afanar en explicarles detenidamente el plan de dinamización que tienen previsto desarrollar en el entorno de Carboneras y proponerles otros proyectos que generen empleo pero de forma respetuosa con el medioambiente.
Es el caso, según ha recordado, del proyecto anunciado por la presidenta de la Junta, Susana Díaz, de que "Endesa va a invertir 200 millones de euros en una planta para reducir las emisiones de CO2 en la central térmica de Carboneras, que generará 500 empleos y reducirá en un 50 por ciento las emisiones actuales de CO2".