Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Juntas vizcaínas rechazan una proposición de Podemos que insta a Gobierno central a quitar las vallas de Ceuta y Melilla

Las Juntas Generales de Vizcaya han rechazado este miércoles, en el pleno que se celebra en Gernika, una proposición no de norma presentada por Podemos en la que se insta al Gobierno español a eliminar las valles de Ceuta y Melilla para "poder acoger a las personas migrantes desde un planteamiento de los derechos humanos".
La proposición no de norma de Podemos Vizcaya ha sido rechazada con los votos de PNV, PSE y PP, y únicamente ha contado con el apoyo del grupo proponente y de EH Bildu.
En la justificación de la proposición, el apoderado de Podemos Mikel Isasi ha denunciado que Europa "trata a las personas migrantes como un peligro, convirtiéndonos ciegos ante su dolor, donde la clave es que nos son de los nuestros, son los otros frente a un nosotros construido desde la insolidaridad hacia ellos".
Isasi ha afirmado que "el trabajo sucio que hace Marruecos a España y la UE es magnífico", ha recordado que en 2005, "700 personas intentaron pasar la valla, cinco murieron tiroteadas y, en esa época, el Gobierno Zapatero no dijo nada". Asimismo, ha señalado que "entre 1998 y 2013 han muerto 21.000 personas, unas muertes que son algo intolerable en las sociedades ricas". Isasi ha asegurado que "aceptar a las personas que vienen es juego de niños, si hay voluntad política".
Por su parte, desde el PP, su portavoz, Javier Ruiz, ha señalado que la inmigración "no es un fenómeno nuevo", y ha añadido que "hunde sus raíces en los conflictos bélicos, pero también principalmente en la pobreza". Tras reconocer que la situación en África es "dramática",
Ruiz ha abogado por "analizar las causas de los problemas en los países de origen" y ha afirmado que "la solución, que no es sencilla, pasa por solucionar los problemas en los países de origen", lo que, según ha subrayado, "requeriría incluso la intervención en esos países, lo que sería visto como un nuevo intento de colonialismo en pleno siglo XXI".
Ruiz ha afirmado que la solición "no pasa por una política de puertas abierta, ni por una política de papeles para todos", porque "tenemos unas capacidades de acogida que son limitadas". "El buenismo y la bonomía están muy bien y todos nos sensibilizamos con determinadas imágenes, pero chocan con la realidad".
El juntero popular ha apostado por una política migratoria "ordenada, equilibrada y que concilie la solidaridad con la capacidad de acogida de cada uno de los países, una política pragmática y que se aleje del populismo y la demagogia".
Por su parte, el juntero socialista Juan Otermin ha dicho que "lo que queda claro es que, a día de hoy, ni las vallas son solución al problema de la migración ni su demolición equivale, en sí mismo, a facilitar un futuro digno y estable a los migrantes".
En ese sentido, ha advertido de que, si se retiran las vallas de Ceuta y de Melilla, "tras Ceuta y Melilla, que son Europa en África, viene una frontera natural, el Mediterráneo". "¿Qué hacemos a continuación? ¿Posibilitar la travesía del Mediterráneo?, ¿Y después?", se ha preguntado.
"Y esa medida tan espectacular ¿realmente sirve para activar el desarrollo económico de sus países de origen? ¿Se evita con ello que sigamos viviendo de espaldas a África? ¿Contribuye a hacer más Europa o a quebrarla aún más?", ha interrogado.
Otermin ha afirmado que "la crueldad de los datos deja claro que las vallas no son la solución, pero ¿acaso su supresión posibilita, en sí misma, la paz, el fin de los conflictos bélicos, la consolidación del desarrollo económico y la prosperidad social en sus países de procedencia?".
Por su parte, el juntero de EH Bildu David Lopategi ha criticado que se haya hecho en el debate de esta proposición "un ejercicio absoluto de despolitización del mensaje y de simplificación de lo que el fenómeno migratorio significa".
Desde el PNV, el apoderado Jon Sánchez ha demandado "medidas europeas que afronten de raíz" el problema de la inmigración, y ha considerado que el Gobierno de España "tiene que pedir" a Europa la puesta en marcha de una política europea de inmigración y asilo y la aceptación de la cuota de acogida decidida por la Unión Europea.
"Apostamos por propuestas concretas, reales y globales, porque decir hoy que se quiten las vallas no aportaría nada si no hay a la par medidas serias, globales y estructurales", ha concluido.