Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Juristas e intelectuales que apoyaron a Garzón promueven un nuevo manifiesto

Una veintena de juristas e intelectuales que en noviembre de 2008 ya se pronunciaron a favor de la investigación del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón sobre los crímenes del franquismo han suscrito un nuevo manifiesto en el que se declaran "indignados" por la causa abierta a éste.
Entre los firmantes figuran los escritores Juan Goytisolo, Manuel Rivas, Fanny Rubio y José Manuel Caballero Bonald; el actor Jordi Dauder, el cantautor Paco Ibáñez, el filósofo José Vidal Beneyto, el arabista Pedro Martínez Montávez, el hispanista Ian Gibson, las abogadas Cristina Almeida y Gloria Wilhelmi y el ex fiscal jefe de la Fiscalía Anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo.
En el manifiesto muestran su preocupación por la causa abierta a Garzón en el Tribunal Supremo por declararse competente para investigar los crímenes del franquismo y su inquietud porque a las familias de las víctimas de la dictadura "se les sustraiga en nuestro país el mandato de la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas de reconocimiento, de reparación y de justicia".
Quienes suscriben el texto aseguran que les llena de orgullo "que la justicia española haya abierto una gran brecha en la persecución de crímenes en otros países" como Chile, Argentina o El Salvador, pero denuncian que, "sin embargo, ha callado de forma vergonzante acerca de la realidad de los crímenes en su propio país".
"No podemos recibir parabienes en el extranjero por nuestro sentido de la justicia en la tutela de esos hechos cometidos en el pasado, y asistir a la vez al vergonzante y penoso espectáculo de sentar en el banquillo a uno de los jueces más respetados en todo el mundo en esta tarea de dar voz a las víctimas del franquismo", añaden.
Señalan también que "mientras no se ampare e investigue la verdadera memoria de nuestro pasado" la justicia española "seguirá con una asignatura pendiente" y se consideran "sentados en el mismo banquillo que el juez Garzón", a quien se refieren como "un hombre decente capaz de poner el ejercicio de su profesión a la altura, teóricamente hablando, de nuestra democracia".