Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Justicia belga podría extraditar a Ventura Tomé en "un par de semanas" o en varios meses si recurre su defensa

Aguirre Ibáñez, también en prisión preventiva, llevaba viviendo "bastante tiempo" con "identidad falsa" en Bélgica
El presunto etarra Ventura Tomé Queiruga, detenido este viernes en la capital belga junto a Javier Aguirre Ibáñez, podría se extraditado a España si la Justicia belga lo avala "en un par de semanas", aunque el proceso podría dilatarse como "máximo" dos o tres meses si la defensa del detenido recurre su extradición, según han confirmado fuentes de la Fiscalía belga a Europa Press.
Una juez de instrucción belga ha confirmado este sábado la orden de arresto europea contra Tomé Queiruga de la Audiencia Nacional tras dictar "la conformidad" de la documentación aportada por las autoridades judiciales españolas para su extradición, por lo que permanecerá bajo custodia policial en detención preventiva hasta que la Cámara de Consejo de Bruselas analice el caso en un plazo de cinco días laborales, según han explicado las fuentes consultadas.
"Bélgica ejecutará el mandato de arresto europeo. La próxima semana el caso se presentará ante la Cámara de Consejo para comprobar que las formalidades son correctas", han explicado fuentes fiscales consultadas por Europa Press, que avanzan que el caso podría deliberarse el próximo viernes 4 de noviembre o lunes 7 de noviembre.
Si la Cámara da el visto bueno y la defensa del detenido no recurre la decisión, la extradición de Tomé, que no tenía domicilio fijo en Bélgica, podría producirse "en un par de semanas", aunque si la defensa recurre el fallo el proceso podría dilatarse "un máximo" de dos o tres meses, según las fuentes consultadas que recuerdan que la Justicia belga no es competente para pronunciarse sobre el fondo del caso.
AGUIRRE IBÁÑEZ, TAMBIÉN EN PRISIÓN PREVENTIVA
Aguirre Ibáñez, el segundo etarra detenido este viernes en Bélgica, también ha sido puesto bajo "detención preventiva" este sábado por decisión de un juez de instrucción belga, confirmada hace apenas 45 minutos tras ser interrogado por la Policía y la Fiscalía belga durante más de cinco horas, según han confirmado fuentes de la Fiscalía belga a Europa Press.
Una vez confirmada su detención preventiva, el caso será remitido también a un juez de Primera Instancia de la Cámara de Consejo de Bruselas en los próximos cinco días. No se descarta que las vistas judiciales se desarrollen en fechas diferentes, según fuentes fiscales belgas.
Según las mismas fuentes, Aguirre Ibáñez "llevaba viviendo bastante tiempo en Bélgica" y era el titular inquilino del apartamento de Bruselas en el que ambos fueron detenidos este viernes al mediodía "con documentos e identidad falsa", motivo por el cual llevó "bastante tiempo" comprobar su identidad real. "No esperábamos encontrar una segunda persona", han reconocido.
En su caso, no existe orden de detención europea en su contra aunque sí está identificado por las autoridades españolas como "presunto miembro de ETA". La Justicia belga debe deliberar todavía si abre una investigación judicial en Bélgica por delitos de "falsedad documental y de identidad" y "esconder a un fugitivo en su hogar", castigados con "hasta cinco años de cárcel" según la legislación del país.
Según los datos recogidos por Europa Press, Tomé Queiruga está acusado de colaborar con el "comando Saioa", antes de que huyese a Francia en 1990. El mencionado comando colocaba artefactos explosivos en bancos, supermercados y bares de Guipúzcoa y Navarra. El 3 de abril de 1985 colocó una bomba trampa a una pareja de la guardia civil, resultando herido uno de los agentes. Además, la Policía le atribuye la colocación de artefactos explosivos en Egea de los Caballeros (Zaragoza) y en tres ciudades Navarras, Estella, Hunzúe y Sangüesa.
Tomé, de 55 años de edad, es natural de Pasajes (Guipúzcoa), aunque residió en la localidad navarra de Tafalla. Dos años después de huir al país galo, fue arrestado el 27 de enero de 1992 por la Policía de Fronteras en Behenafarroa (la Baja Navarra en territorio francés) y cumplió una condena en Francia acusado de servir como enlace de etarras en Bretaña.
Por su parte, Ibáñez ya fue detenido en el año 2006 por la Ertzaintza acusado de cometer actos de kale borroka y figuraba desde el pasado año en las páginas de Policía y Guardia Civil como uno de los terroristas más buscados, consiguió huir de una operación desplegada contra Segi en noviembre de 2009 en la que fueron arrestados 35 jóvenes. Nacido en Vitoria el 7 de junio de 1980, se encontraba en paradero desconocido desde la citada operación contra los considerados cachorros de ETA, de la que 14 lograron huir.