Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Justicia trabaja en un protocolo de ébola para los forenses

Manuel García Viejo, infectado con ébola llega a MadridEFE

El Ministerio de Justicia trabaja en colaboración con Sanidad para elaborar un protocolo dirigido a que los médicos forenses conozcan las medidas de prevención y el método de actuación ante un caso sospechoso de ébola, según informaron a fuentes gubernamentales.

Este protocolo complementaría al que ha sido aprobado por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud y será revisado por el Comité Científico para la gestión del virus, e incluye medidas específicas para que los profesionales de medicina legal cuenten con una guía de trabajo ante este tipo de infección.
Las fuentes consultadas precisan que se trata de supuestos excepcionales y que no se trata de caer en el alarmismo, sino de que todos los profesionales dispongan de la información más completa posible para el futuro.
Estas directrices ayudarían por ejemplo a los forenses en sus intervenciones en el levantamiento de cadáveres. En otras ocasiones los sanitarios pueden preguntar y analizar los síntomas que manifiesta el paciente, mientras que en estos "remotísimos" casos deben estar entrenados sobre la conveniencia de no realizar autopsia o de cómo trasladar el cuerpo.
CONTACTO CON FALLECIDOS
El ébola se transmite por contacto directo con la sangre, secreciones u otros fluidos corporales, tejidos u órganos de personas vivas o muertas infectadas.
Por ello, es importante que los técnicos cuenten con equipos de protección apropiados si están en contacto con el cadáver de una persona fallecida o con su ropa.
El protocolo de Sanidad, recogido por Europa Press, incluye una breve alusión al manejo post-mortem de los casos. Recomienda que si se sospecha que un fallecido está infectado, no debe realizarse autopsia dada la elevada carga viral de los fluidos corporales.
Recalca que el contacto con los cadáveres de fallecidas por ébola debe limitarse a personal entrenado y que no se deben realizar procedimientos de preparación del cuerpo del difunto.
Además, el cadáver deberá ser trasladado en un féretro sellado y a ser posible previamente incluido en una bolsa de traslado impermeable, con el fin de que disminuya su manipulación. Finalmente deberá ser incinerado.
En el ámbito de la Justicia, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), Francisco Vieira, ha planteado la posibilidad de organizar una reunión para tratar de analizar las cuestiones que la infección del virus del ébola puede tener en el ámbito judicial.