Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Juzgan este martes en Almería a un preso acusado de maltratar y violar a una mujer con discapacidad

La Audiencia Provincial de Almería acoge este martes la vista oral contra un hombre acusado de maltratar y violar a una mujer con discapacidad psíquica, con quien inició una relación sentimental mientras permanecía cumpliendo condena en el centro penitenciario provincial de El Acebuche.
J.M.G.M. habría supuestamente engañado a la víctima con "promesas de boda y palabras de cariño" mediante el intercambio de cartas y visitas para que accediese a mantener dos 'vis a vis' con él en la cárcel durante los cuales presuntamente la vejó y la agredió sexualmente.
En vista oral, que se celebra ante el tribunal de la Sección Tercera, la Fiscalía tiene previsto solicitar penas que suman casi 30 años de cárcel. En concreto, el Ministerio Público imputa al procesado un delito de violencia habitual en el ámbito de la violencia de género al acusarle, además, de "amedrentar" a la mujer "diciéndole que le iba a hacer algo a su madre y a su hija", así como dos delitos de agresión sexual.
Según recoge el escrito de calificación provisional, J.M.G.M. comenzó en marzo de 2011 una relación sentimental con la víctima, "declarada incapaz por un retraso mental leve", que se prolongó hasta el mes de septiembre de ese año.
El fiscal indica que, en el transcurso de esta relación que se sustentó mediante cartas y visitas a la prisión, el acusado "ejerció un férreo control" sobre ella y la "controló" con "promesas de boda" y "palabras de cariño" hasta que consiguió que realizase "todo tipo de encargos y accediera a mantener dos 'vis a vis'".
Subraya, asimismo, que la "amedrentaba" al "ponerle de manifiesto que conocía a su madre, que sabía donde vivía, que le iba a hacer algo". Al tiempo, le mencionaba a su hija, lo que "le causaba un gran malestar y desasosiego", remarca.
Las dos agresiones sexuales que sufrió, por las que el Ministerio Público interesa penas de 14 años de cárcel y una indemnización de 12.000 euros, las perpetró presuntamente el procesado a finales de agosto de 2011 en el interior del centro penitenciario con violencia y vejaciones.
En la vista oral,el fiscal interesará además para J.M.G.M. la pena de una año y nueve meses de prisión por maltrato y que no se pueda acercar a la mujer a menos de 200 metros durante tres años.