Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Juzgan en Cantabria a un hombre por abusar de sus dos hijas a diario durante años

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Cantabria juzga este jueves, 2 de junio, a partir de las 10.00 horas, a un hombre acusado de abusar sexualmente de sus dos hijas a diario durante años, desde que éstas tenían 9 y 10 años, hecho por los que el fiscal le pide una pena de 19 años y medio de cárcel.
Según el relato del fiscal, entre el año 2005 y hasta el 2010, el hombre aprovechaba la ausencia del domicilio familiar de su esposa para entrar en la habitación de su hija mayor y abusar de ella.
Estos hechos sucedieron desde que la niña tenía 9 años y hasta que cumplió 14. El padre cesó en sus relaciones con su hija cuando ésta "fue consciente de lo que suponían" y le pidió que no lo volviera a hacer.
Entonces, desde el año 2011 y hasta 2013, el acusado pasó a tener relaciones sexuales, sin penetración, con la otra hija, desde que ella tenía 10 años hasta que cumplió 12, también con frecuencia diaria. El hombre mantenía con ella contacto sexual con tocamientos en todas las partes del cuerpo.
La mayor de las hermanas denunció los hechos en abril de 2015 y tres días después lo hizo la menor, a través de su tutora.
A consecuencia de estos hechos ambas presentan estrés postraumático de gravedad moderada, en un caso, y crónico en el otro. Además, una de ellas padece alteración afectiva con aumento de la ansiedad, hiperactivación y evitación.
El fiscal solicita para el acusado penas de 12 y siete años y medio de prisión, respectivamente, y prohibición de acercarse a sus hijas durante 20 años, en el caso de la mayor, y durante 15 ene l de la menor.
Además, el ministerio público reclama una indemnización de 25.000 euros para cada una de las víctimas por daño moral, y de 5.000 euros por las secuelas que sufren.