Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Juzgan mañana a cuatro exagentes de la Policía local de Coslada (Madrid) por extorsionar a un hostelero

La Audiencia Provincial de Madrid juzgará a partir de este martes a cuatro exagentes de la Policía local de Coslada por la detención ilegal de un ciudadano rumano propietario de una cafetería del municipio.
Se da la circunstancia de que Adrian Bratu fue una de las víctimas del denominado 'caso Coslada' en el que se investiga una presunta trama de corrupción policial en la que estaba implicado el exjefe de la Policía Ginés Jiménez. Bratu tenía una cafetería, pero se vio obligado a cerrarla por las continuas inspecciones que le hacía la Policía Local.
Los procesados se enfrentan a una pena de tres años de prisión e inhabilitación especial para el ejercicio de la función de policía durante el tiempo que dure la condena por los presuntos delitos de detención ilegal y lesiones.
En su escrito, el fiscal relata que Felipe G. L., Francisco Javier B. A., Diego B. D. y Antonio Jesús S. M., en su condición de agentes, pasada la medianoche del 17 de septiembre de 2005, sin existir causa para ello, acudieron al local de Bratu, al que le requirieron la documentación del local pese a habérsela pedido días atrás, mientras le manifestaban que se quedaban con su cara y que la referida situación iba a repetirse todos los días.
De ese modo, al día siguiente, en esta ocasión a las dos de la mañana, los agentes volvieron de nuevo al local a pedir a Adrian Bratu que se identificara y les acompañara a la calle.
Al negarse el encargado del local a ir con ellos, le engrilletaron y procedieron a su detención sin causa aparente alguna y sin informarle de sus derechos ni del motivo del arresto. Finalmente, los agentes volvieron sin justificación al local y de nuevo pidieron la documentación a Adrian la madrugada del 19 de septiembre de ese mismo año.