Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

JxSí y PP rechazan juntos en el Parlament una ley para modificar el impuesto de Sucesiones

El debate previo refleja la distancia JxSí-CUP sobre presupuestos
JxSí y el PP han unido este miércoles sus votos en el Parlament para rechazar la admisión a trámite de una ley propuesta por SíQueEsPot que aspiraba a modificar el impuesto de Sucesiones para aumentar la recaudación de la Generalitat.
La proposición ha tenido el aval de SíQueEsPot, el PSC y la CUP, y la abstención de C's, pero los votos de JxSí y el PP han supuesto que la norma no supere el primer trámite parlamentario.
El portavoz de SíQueEsPot, Joan Coscubiela, ha defendido que su reforma hubiera permitido recuperar el 78% de la recaudación inicial del impuesto y sin afectar a las clases medias, ya que, con esta ley, hubiera recaído en "los sectores más pudientes".
CRÍTICA DE SÍQUEESPOT A ERC
Ha defendido que se hubiera dado a la Generalitat más recursos para políticas sociales, y ha lamentado que los diputados de ERC (en JxSí) voten en el mismo sentido que "la derecha catalana y la derecha española" (CDC y PP), tradicionalmente contrarios a este tributo.
Coscubiela ha añadido que ERC hubiera avalado esta ley sin problemas antes de tener grupo junto a CDC: "En JxSí se han repartido el trabajo. ERC hace las declaraciones pero CDC pone la política".
Entre otros objetivos, el texto buscaba cambiar las reducciones por parentesco establecidas en la ley de 2010 en casos de herencia; eliminar la reducción por parentesco adicional, y la bonificación del 99% establecida por la ley de 2011.
Coscubiela ha asegurado que la norma solo hubiera afectado al 10% de la herencias y un 5% de "privilegiados", y ha asegurado que no hubiera hecho tributar las herencias de las empresas familiares para no afectar a la economía.
ELIMINACIÓN TOTAL
El portavoz del PP en la Cámara, Enric Millo, ha defendido la supresión total de este impuesto, ha asegurado que en nueve países de la UE no existe un tributo de estas características, y ha acusado a SíQueEsPot de una "voracidad recaudatoria" que perjudica a la economía y a los ciudadanos.
Carmina Castellví (JxSí) ha defendido el impuesto como se definió en la última reforma pactada por CDC y ERC en la anterior legislatura, y cree que no es "lo más adecuado" modificarlo de nuevo con la propuesta de SíQueEsPot.
El debate sobre esta ley ha evidenciado las diferencias presupuestarias entre JxSí y la CUP, que se encuentran inmersos en la negociación de las cuentas de 2016 presentadas por el Govern, que los anticapitalistas rechazan validar porque no comparten su contenido.
Eulàlia Reguant (CUP) ha apoyado la tramitación de la ley y ha criticado que JxSí quiere la independencia, pero no mejorar las condiciones de la sociedad: "Así no se avanza hacia una nueva república de justicia social. Para ustedes el proceso representa el espacio político para seguir haciendo lo mismo de siempre: autonomismo y austeridad dictada por la Troika".
C's se ha abstenido porque, según Antonio Espinosa, su grupo es partidario de "perfeccionar" este impuesto para que grave a las grandes fortunas y no a las clases medias, y ha afirmado que la ley planteada por SíQueEsPot tenía carencias y diferencias respecto a su modelo.
Alícia Romero (PSC) ha cuestionado que un partido de izquierdas como ERC no apoye una ley como esta, intentando sin éxito que los republicanos se desmarcaran de CDC, y ha argumentado que, como "igual no hay Presupuestos", hubiera sido positivo tramitar la ley.