Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La fiscal pide prisión a la viuda de 'Kokito Castillejos' y otro yihadista por integración en el DAESH

La fiscal de la Audiencia Nacional Dolores Delgado ha solicitado este viernes el ingreso en prisión para las esposas de dos yihadistas de origen marroquí fallecidos en zona de conflicto, Mohamed Hamaduch, también llamado 'Kokito Castillejos' y Mourad Kadi, por los delito de integración en la organización terrorista DAESH según han informado fuentes del Ministerio Público.
Las autoridades turcas entregaron a la Guardia Civil a Assiah Ahmed, de 26 años --esposa de 'Kokito Castillejos'--, y Fátima Akil Laghmich, de 21, después de que fueran detenidas en diciembre a su llegada al aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, procedentes de Estambul (Turquía). Hoy fueron puestas a disposición del juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz.
Sobre ambas mujeres pesaba una Orden Internacional de Detención promovida por el Instituto Armado después de permanecer en territorio de Daesh durante más de dos años. Ambas vivieron "en un contexto de brutalidad extrema de manera voluntaria" bajo las condiciones del grupo terrorista, convirtiéndose en una amenaza potencial para la Seguridad Nacional.
La Guardia Civil considera que su vinculación con miembros muy activos de la organización las convierte en elementos clave para ser utilizadas como "facilitadoras" para la organización terrorista en España. Los investigadores han acreditado que Assia Ahmed abandonó España en marzo de 2014 para vivir en Siria junto con 'Kokito', conocido como "el decapitador de Castillejos" por posar con las cabezas de sus víctimas. Durante la ceremonia, el terrorista regaló a su mujer como dote un cinturón de explosivos. El matrimonio tuvo un hijo, al que se consideró como el primer niño español nacido en el Califato.
La investigación, que ha sido dirigida por el Juzgado de Instrucción Número 1 y la Fiscalía de la Audiencia Nacional y se ha prolongado durante dos años, ha culminado con la detención de las dos activistas del Daesh. En este tiempo ha tenido un papel fundamental la permanente cooperación bilateral con las autoridades y Fuerzas de Seguridad de Turquía.