Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lambán apuesta por "mezclar agua con aceite" para formar un Gobierno de "cambios" y evitar la "inestabilidad"

Dice que alzaría la voz si Sánchez fuera presidente con el permiso de los independentistas, que quieren un gobierno débil
El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha apostado este lunes por "mezclar el agua con el aceite" y propiciar un Gobierno central de "cambios" con PSOE, Podemos y C's para evitar la "inestabilidad" que conllevaría convocar elecciones anticipadas.
En declaraciones a la Cope, Javier Lambán ha considerado que, en las elecciones generales, las urnas "arrojaron la imposibilidad" de conformar un Gobierno de izquierdas o uno de derechas, pero sí hicieron posible "que haya un Gobierno de una mayoría de partidos que apuestan por cambios en España", por realizar "reformas cruciales", de forma que PSOE, Podemos y C's "se tienen que poner de acuerdo".
A su juicio, Pedro Sánchez (PSOE), Albert Rivera (C's) y Pablo Iglesias (Podemos) "tendrán que hacer ese ímprobo esfuerzo de mezclar agua con aceite" si aceptan que "debemos ser responsables y que cuando se produce un resultado electoral todo el mundo tiene que hacer alguna renuncia a su oferta programática". Ha agregado que "tratar de imponer su punto de vista a los demás sería un error lamentable; no han dicho eso las urnas".
Ha insistido en que "la única fórmula" de poner en marcha un Gobierno con "razonable solidez parlamentaria" es un acuerdo del PSOE con Podemos y C's, "tres fuerzas que fueron a las elecciones apostando por los cambios" para afirmar que "una negociación llevada con rigor y buena voluntad puede llegar a buen puerto" y si no no hay "ninguna otra posibilidad".
INDEPENDENTISTAS
Lambán ha tildado de "absoluta improcedencia" que Pedro Sánchez, "pueda llegar a ser presidente con el permiso de las fuerzas independentistas de Cataluña" y ha dejado claro que, ante esta posibilidad, alzaría la voz "en cualquier circunstancia".
Sobre la posibilidad de que ERC y DiL apoyen a Sánchez, el presidente aragonés ha indicado que ambos son "dos partidos respetables", pero "no tienen otro propósito que la desconexión" y "cualquier cosa" que hagan en las Cortes Generales "solo será entendible desde esa clave".
"Quizá a ellos les podrá interesar un Gobierno débil", pero el PSOE "debe rechazar esa posibilidad de ser presidente con el permiso o la aquiescencia de ERC y DiL. Yo no estaría de acuerdo con ese tipo de investidura".
CONSULTA A LAS BASES
Respecto a la consulta de la propuesta de Gobierno que Pedro Sánchez quiere hacer a los militantes del PSOE, Javier Lambán ha dicho que su partido está "firmemente comprometido con la democracia representativa" y que la socialdemocracia "solo recurre a la consulta directa ante situaciones extraordinarias".
La firma de un pacto con Podemos y C's "ha de ser a costa de renuncias y a lo mejor es razonable, ante un desvío del programa, someter eso a la consideración de todos los militantes".
Lambán expresará su opinión como militante y en el Comité Federal posterior "con toda nitidez y rotundidad". Ha señalado que el PSOE tiene una "veta libertaria" que le hace afrontar los debates "con una pasión y una libertad desconocidas" para otras fuerzas, a lo que se suma un "notable sentido de la responsabilidad".
Así, ha dado por seguro que Pedro Sánchez no hará nada que se aleje de la opinión mayoritaria de los militantes y si somete el pacto a la militancia "no causará grandes problemas en el partido y pasado ese debate será secundado sin ningún tipo de titubeo por los militantes".
En otro orden de cosas, el presidente aragonés ha dicho también que está "razonablemente satisfecho" de la relación que los socialistas aragoneses tienen con Podemos, después de haber pactado en las Cortes de Aragón una reforma fiscal "razonable" y unos Presupuestos autonómicos de 2016 basados en las políticas sociales. "Son una fuerza distinta a nosotros, pero yo diría que hasta ahora su actitud ha sido fundamentalmente responsable".