Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lambán: "Se está desafiando al sentido común, a la democracia" con la investidura de Puigdemont

El presidente aragonés considera que Pedro Sánchez puede llegar a acuerdos con Podemos, IU y C's
El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha afirmado este lunes que, con el acuerdo alcanzado este fin de semana por Junts pel Sí y la CUP que se ha concretado en la investidura del convergente Carles Puigdemont como nuevo presidente de la Generalitat de Cataluña, "se está desafiando al sentido común, a la democracia".
En declaraciones a los medios de comunicación en las Cortes de Aragón, Javier Lambán ha considerado que era "lógico" que ambas fuerzas independentistas llegaran a un acuerdo, "dando una vuelta de tuerca más a la sinrazón, a la insensatez, a la actitud delirante que está teniendo la política catalana en los últimos tiempos".
Ahora se ha consumado lo que "era previsible" desde que se celebraron las elecciones autonómicas catalanas: "un Gobierno independentista con una hoja de ruta que aboca a Cataluña a un callejón sin salida y que obliga al Gobierno de España a reaccionar", ha continuado el también secretario general de los socialistas aragoneses.
"Lo que ocurrió ayer en Cataluña ha sido presentado como una especie de meteorito que ha caído de manera inopinada sobre nuestras cabezas, pero en realidad era previsible que ocurriera desde el día mismo de celebración de las elecciones", ha convenido Lambán.
Ha lamentado que el expresidente catalán, Artur Mas, haya dicho que lo que no se había conseguido con los votos se conseguía a través de la negociación, considerando que estas declaraciones son "absolutamente impropias de quien ha sido presidente de la Generalitat".
El presidente aragonés ha recordado que el PSOE federal ha dado "todo su apoyo" al jefe del Ejecutivo central en funciones, Mariano Rajoy, para "aplicar la ley", aunque ha precisado --remitiéndose a declaraciones del secretario general federal, Pedro Sánchez,-- que "solo con la aplicación de la ley el problema político de Cataluña no se soluciona", ya que "además hace falta política, que es justamente lo que ha sido incapaz de poner sobre la mesa el presidente en funciones a lo largo de cuatro años, lo cual lo convierte en cómplice pasivo de haber llegado a esta situación".
El PSOE apuesta desde "hace mucho tiempo" por la reforma de la Constitución para solucionar este conflicto político, "la única posible" solución, a juicio de Lambán.
ENTENDIMIENTO
En el ámbito nacional, ha expuesto que "las presiones sobre el PSOE para que facilite la investidura de Mariano Rajoy se produjeron la noche misma de las elecciones y todos pronosticamos que esas presiones irían en aumento conforme pasaran los días. Eso va a ocurrir", ha pronosticado.
El PSOE no facilitará la investidura de Rajoy porque es "causante de los destrozos de los servicios públicos que ha sufrido este país en los últimos años" y "tiene pendientes de resolver muchos problemas de corrupción", en alusión al caso Bárcenas.
Javier Lambán ha insistido en que Mariano Rajoy no tendrá el apoyo "ni activo ni pasivo" del PSOE para formar gobierno. Ha detallado que, en el caso de que Pedro Sánchez sea llamado a formar una mayoría en el Congreso, tendrá por delante tres cuestiones que resolver para ser investido presidente: recuperar los servicios públicos, rehacer la Educación y la sanidad públicas, es decir, "desandar el camino de destrucción de servicios públicos andado por el PP en los últimos cuatro años", así como aplicar una agenda "reformista en materia de regeneración democrática" muy "ambiciosa" y, en tercer lugar, "hacer frente al gravísimo problema que le plantea a España el independentismo catalán".
Para ello, ha estimado Lambán, Sánchez puede entenderse "bien" con Podemos, IU y "por difícil que pueda parecer", también con Ciudadanos. Ha recalcado que tanto PSOE como C's son "fuerzas políticas anti-independentistas", añadiendo que "cualquier tipo de apoyo activo o pasivo de quienes están generando el problema, de ERC o de la antigua Convergència, el PSOE lo tiene que repudiar de manera absolutamente tajante y contundente".
En cuanto a las diferencias que pueda haber con Podemos para cerrar un acuerdo de investidura, dado que la formación violeta exige la celebración de un referéndum en Cataluña, el presidente aragonés ha aseverado que "lo del derecho a decidir es una vía imposible".
Ha recordado que el PSOE tuvo discrepancias con su partido "hermano" en Cataluña, el PSC, que "se dio cuenta de que era un camino que no llevaba a ninguna parte y renunció a la exigencia de ese derecho a decidir, que es además inconstitucional y debe ser sustituido por el abordaje sincero, real, y con la convicción de que se puede llevar el esfuerzo a buen puerto, de una reforma de la Constitución".
En otro orden de cosas, Lambán ha referido que Pedro Sánchez tiene su "lealtad, apoyo y amistad personal", pero ha rechazado los planteamientos "maniqueos". "Yo presumo de tener un secretario general y un candidato a la presidencia del Gobierno del que todos estamos muy orgullosos, pero presumo también de ser compañero y amigo de personas como Javier Fernández o Susana Díaz, que son los principales referentes institucionales que tiene en este momento el PSOE".
Lambán ha apostado por buscar acuerdos para que Sánchez forme una mayoría suficiente, apuntando que "los tiempos van cambiando las circunstancias", y ha apelado a la responsabilidad.
Aunque el posible acuerdo no se debe producir "contra nuestras convicciones", Javier Lambán ha indicado que "sí estamos obligados a trabajar para solucionar los problemas", teniendo en cuenta que la repetición de las elecciones generales debe ser "lo último que podemos contemplar", ya que este sería "un fracaso rotundo de la política española en su conjunto".
"Es hora de que todos pensemos en España, en nuestro país, y de que seamos capaces de compatibilizar nuestras convicciones ideológicas, nuestra defensa del interés partidario, con la defensa de los intereses de España, que tienen que prevalecer ante todo". Ha confiado en que el resto de fuerzas políticas "estén en esa misma actitud", que es "una línea roja infranqueable".
Ha recordado que cuando el PSOE y Podemos se sentaron a negociar su investidura "nos separaban muchas cosas", pero hablando "fuimos capaces de ponernos de acuerdo y alcanzar un pacto de investidura". Por tanto "habrá que sentarse a hablar, poner las cartas sobre la mesa y explorar las posibilidades de acuerdo".
"Lo que sostengo es que las coincidencias programáticas en materia de políticas sociales y de regeneración democrática son tan amplias, tan extensas que tenemos una auténtica autopista por recorrer", lo que "es por otra parte lo que constituye el elenco fundamental de problemas que los ciudadanos nos plantearon resolver a nosotros, a Podemos, a IU, y estoy convencido de que también a Ciudadanos".