Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lara exigirá mañana a Santamaría si va a seguir permitiendo que los expresidentes compaginen sueldo público y privado

El coordinador federal de Izquierda Unida (IU), Cayo Lara, aprovechará la sesión de control en el Congreso de este miércoles para preguntar a la vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, si piensa seguir permitiendo que los expresidentes del Gobierno sigan compaginando su sueldo público vitalicio con las retribuciones que reciben procedentes de la empresa privada.
"¿Qué medidas piensa adoptar el Gobierno para hacer incompatible el cobro de un sueldo público vitalicio, por parte de los expresidentes del Gobierno, con una remuneración de carácter privado?", reza la pregunta que Lara ha registrado en el Congreso y que ha recogido Europa Press.
CADA EXPRESIDENTE, UNOS 75.000 EUROS ANUALES
Cada año, los Presupuestos Generales del Estado contemplan una partida para los expresidentes del Gobierno, que para el próximo año está cifrada en 223.740 euros, cantidad que ha bajado respecto del presente ejercicio debido al fallecimiento de Adolfo Suárez. Cada uno de los otros tres exjefes del Ejecutivo (Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero) cobrará unos 75.000 al año.
González y Aznar continúan compaginando ese pensión vitalicia con el sueldo que reciben como consejeros de Gas Natural, el primero, y de Endesa, el segundo. Por su parte, Zapatero lo hace con las dietas que percibe por su asistencia a las reuniones del Consejo de Estado.
Hasta el momento las iniciativas que se han debatido en el Congreso destinadas a acabar con lo que algunos partidos de la oposición consideran "prerrogativas" han cosechado el rechazo tanto del PP como del PSOE, aunque la nueva dirección socialistas es contraria a esa compatibilidad.