Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lara pide a Soria que dimita o cese a "toda la CNMC" si se ha equivocado sobre la subasta eléctrica

El coordinador federal de IU, Cayo Lara, cree que el ministro de Industria, José Manuel Soria, debería "dimitir sin más" después de que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) no haya hablado de "manipulación" de la subasta eléctrica de diciembre, o bien "cesar a toda la CNMC porque es la que se equivoca".
En declaraciones a La Sexta recogidas por Europa Press, Lara ha reclamado un sistema más transparente de fijación de precios de la electricidad, frente a una subastas "que siempre terminan en lo mismo" y han llevado a que España sea el tercer país de la UE que más paga por la luz.
También ha subrayado que a la gente le cuesta entender que haya un "déficit de tarifa de más de 30.000 millones de euros" cuando las cinco eléctricas ganaron el año pasado más de 7.000 millones y ha cargado contra la presencia de políticos, incluidos expresidentes del Gobierno del PSOE y el PP, en los consejos de administración de compañías energéticas, "que dicen defender los intereses de los consumidores y defienden los de unos pocos, sus socios y sus ejecutivos que tienen salarios insultantes".
Preguntado por la posibilidad de que se genere otro déficit de tarifa en el gas, ha subrayado que el energético es un sector estratégico que nunca debería haber salido de las manos del Estado y ha tachado de "absoluta vergüenza" que el Estado italiano --propietario de parte de Enel, accionista de Endesa-- tenga más acciones en el sector eléctrico español que el Estado español, "que no tiene ninguna".
Por otro lado, ha admitido que el descenso de la prima de riesgo es un dato positivo porque se "especulará menos" con la deuda española. Sin embargo, ha advertido de que los hogares no notan la mejora económica y de que la deuda pública sigue creciendo, con intereses que rozarán los 36.660 millones de euros y que obligan a seguir recortando servicios públicos. Y además, ha subrayado que es deuda "odiosa", porque no se ha destinado a financiar bienestar social sino "para favorecer los intereses de la banca y los especuladores".