Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El artífice de la Ley Penitenciaria censura la prisión permanente revisable por su "desproporción a todas luces"

El catedrático de Derecho Penal de la Universidad de Alcalá de Henares e impulsor de la primera Ley General Penitenciaria en 1979, Carlos García Valdés, ha asegurado que la prisión permanente revisable es "desproporcionada a todas luces", además de "imprecisa" desde el punto de vista lingüístico.
García Valdés, exdirector general de Instituciones Penitenciarias, ha precisado que esta no puede ser revisable si es perpetua, ni viceversa, por lo que ha remarcado que "únicamente cabe pensar que el término ha sido conscientemente empleado para orillar el vicio de la posible inconstitucionalidad normativa".
El experto en Derecho Penal ha participado este martes en Segovia en la mesa inaugural de las jornadas 'Sistema penitenciario, derechos fundamentales y reforma penal', organizadas por la Universidad de Valladolid (UVA), a las que estaba prevista la asistencia del exministro del Interior Antonio Asunción, que finalmente no ha estado presente por motivos personales.
En su intervención, centrada en la prisión permanente revisable y sus consecuencias penitenciarias, García Valdés ha rechazado los argumentos de quienes defienden la necesidad de esta figura para reducir una "extrema e incontrolable" delincuencia en España, pues este es desde hace años el país con la menor tasa de delitos graves de su círculo cultural, sin cadena perpetua hasta ahora, aunque sí con "elevadas" privaciones de libertad que, en su día, según ha recordado, fueron también puestas en duda por la doctrina.
El catedrático ha indicado que en la norma de la que fue artífice, nacida hace más de 37 años, impregna la creencia de que los responsables de un delito, una vez presos, han de obtener un trato correcto y un tratamiento recuperador y que el Estado ha de detenerse en ellos, sin perjuicio de olvidar a las víctimas.
Para él, no se alcanza a entender la perpetuidad revisable en un país donde durante más de un siglo el orden sancionador, en su máxima escala de rigor, se ha bastado solamente con privaciones de libertad significadas en años.
Al respecto, ha lamentado que ahora se asuma un sentimiento ajeno a la concepción tradicional haciendo caso a la opinión pública, que "influye en las urnas y actúa a impulsos" y de la que, según ha dicho en declaraciones recogidas por Europa Press, no debe depender la política penitenciaria nacional.
El catedrático de Derecho Penal Ricardo Mata y Martín, director de las jornadas, ha manifestado por su parte que la prisión permanente revisable introducida en el Código Penal vigente es uno de los elementos más controvertidos de la reciente reforma, que ha calificado como "amplia" y que, en lo que atañe al sistema penitenciario, considera que no era necesaria ni inminente.
La mesa inaugural ha contado asimismo con el director de la Fundación Valsaín, Álvaro Gil-Robles, quien ha ofrecido la conferencia 'La experiencia institucional para una reforma penitenciaria'.
En las jornadas, que se prolongarán hasta este viernes, se abordarán otros temas como la expulsión de extranjeros condenados por delito, el ámbito de la libertad vigilada, el reconocimiento de las sentencias penales de países de la Unión Europea o las posibilidades de traslados de internos entre estos mismos estados para el cumplimiento de una pena privativa de libertad.