Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Llamazares ve "inaceptable" que los expresidentes del Tribunal de Cuentas reclamen 180.000 euros de pensión

La Mesa del Congreso examinará el próximo martes la petición de Núñez y Nieto
El diputado de Izquierda Unida (IU) por Asturias, Gaspar Llamazares, considera "inaceptable" la petición de los dos últimos expresidentes del Tribunal de Cuentas, Ubaldo Nieto y Manuel Núñez, de recibir una pensión indemnizatoria por su cese, que ronda los 180.000 euros cada uno. La decisión está en manos de la Mesa de la Cámara baja, que el martes examinará los escritos.
El Tribunal de Cuentas ha comunicado al Congreso que sus dos expresidentes, que han dejado de ser consejeros de la institución con la renovación de julio, han reclamado su derecho a una pensión indemnizatoria del 80 por ciento de su retribución durante un máximo de 24 mensualidades. Dado que los últimos presupuestos fijan el sueldo anual del presidente del Tribunal de Cuentas en 112.578,34 euros, esa pensión superaría los 180.000 euros al final de los dos años.
Llamazares considera que esa pensión indemnizatoria está pensada para compensar a altos cargos por las incompatibilidades que se les aplica a la hora de volver a la iniciativa privada, pero no es el caso de los dos expresidentes, que están en situación de jubilación.
AHORA ES INAPROPIADO
En declaraciones a Europa Press, el diputado de IU considera "una desmesura" que, en las actuales circunstancias, se vaya a abonar una pensión que en el ámbito privado no sería de recibo y que en el sector público resulta "inaceptable". "En estos momentos me parece inapropiado", ha dicho.
Ubaldo Nieto fue presidente del Tribunal de Cuentas durante diez años, entre 1997 y 2007, año en que fue relevado por Manuel Núñez, a su vez sustituido en julio por Ramón Álvarez de Miranda, actual presidente de la institución a instancias del PP, como los anteriores.
A raíz del último decreto ley del Gobierno que hace incompatible este tipo de indemnizaciones con otros sueldos públicos, tanto Núñez como Nieto han comunicado a la Oficina de Conflictos de Intereses, dependiente del Ministerio de Hacienda, que mientras cobren del Tribunal de Cuentas dejarán en suspenso su pensión de jubilación que les reserva la Seguridad Social.
Según Llamazares, entre una pensión y otra, habría sido mejor que los expresidentes del Tribunal de Cuentas se hubieran quedado con la de jubilación, en vez de la indemnización por cese.
En los escritos remitidos al Congreso y a cuyo contenido ha tenido acceso Europa Press, el Tribunal de Cuentas precisa que no ha declarado el derecho de los expresidentes a cobrar la remuneración de transición y recuerda que debe ser la Mesa del Congreso quien reconozca o no la pensión indemnizatoria reclamada por Nieto y Núñez.
DECIDE EL CONGRESO, PAGA EL TRIBUNAL
El órgano de gobierno de la Cámara Baja tiene previsto celebrar la próxima semana su primera reunión del nuevo curso político y será ahí cuando analice los escritos del Tribunal de Cuentas.
Eso sí, la institución fiscalizadora ha dejado claro que si el Congreso da vía libre a la pensión, el dinero de la pensión saldrá del presupuesto de gastos del Tribunal de Cuentas, como establece la ley.
También el expresidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Dívar, tiene solicitada una pensión indemnizatoria de 208.000 euros que está pendiente de decisión en el CGPJ. Algunos políticos, como los socialistas Soraya Rodríguez y Tomás Gómez o el propio Llamazares, le han pedido que renuncien a ella dada la crisis económico y el hecho de que no llegó a cumplir su mandato pues salió de la institución tras ser denunciado por otro vocal por supuestas irregularidades en gastos de viaje.