Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Llanos de Luna acusa al Gobierno catalán de "deformar" el concepto de democracia

Cosidó (CNP) defiende la seguridad como la gran "realidad indisoluble" entre Cataluña y España
La delegada del Gobierno en Cataluña, Llanos de Luna, ha acusado este lunes al Gobierno catalán de "deformar" conceptos como el de democracia, durante su discurso en la conmemoración del Día de la Policía en la Jefatura Superior de Cataluña.
"Sin ley no podemos hablar de democracia y Estado de derecho, por más que algunos estiren conceptos hasta deformarlos o intenten sembrar el germen de la ambigüedad donde la ambigüedad no tiene cabida", ha dicho sin aludir al proceso soberanista que lidera el presidente Artur Mas.
Ha zanjado su discurso diciendo que "hay conceptos que no están sometidos al albur de cuestiones políticas que nada tienen que ver con la democracia", y recordando la obligación que cumplir y de hacer cumplir la ley.
COMPROMISO CON CATALUÑA
En el mismo acto, el director General del Cuerpo Nacional de Policía (CNP), Ignacio Cosidó, ha destacado que "si hay una realidad indisoluble entre Cataluña y España es la seguridad".
Cosidó, que ha hecho hincapié en el amor recíproco del CNP y Cataluña, ha remarcado el compromiso de la Policía con la seguridad de los catalanes, con la Constitución y con el cumplimiento de la ley.
Ha recordado que la historia del Cuerpo en Cataluña se remonta a más de un siglo y ha destacado su trabajo actual, como las 3.000 detenciones de este año y la lucha contra las organizaciones que cometen el "execrable" delito de traficar con personas.
Además, ha citado operaciones de la historia reciente, como la resolución del secuestro del futbolista Quini, el dispositivo por los Juegos Olímpicos de 1992, la desactivación del comando Barcelona de ETA y la desarticulación de una importante célula salafista en 2003.