Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PP y PSOE, con los ojos puestos en Bildu

Patxi López y Antonio Basagoititelecinco.es

Adelantadas las elecciones en el País Vasco al próximo 21 de cotubre, tanto el PP como el PSOE miran con recelo a Bildu y los positivos datos que para esta formación revelan todos los pronósticos. El presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, ha asegurado que si su partido está "fuerte" en las elecciones podrá evitar que la formación abertzale llegue a las instituciones. El lehendakari, Patxi López, ha defendido "el modelo social" del PSE-EE, frente al de "recortes" del PP, al de los ajustes "a la vasca" del PNV, y al de "la paralización" de Bildu.

"La clave de las elecciones es la fortaleza tenga el PP porque somos los únicos que no tenemos intereses con Bildu, ni con la izquierda ni con el nacionalismo. En la medida en que el PP esté fuerte, podrá evitar que Bildu llegue a las instituciones y condicionar coaliciones, acuerdos de legislatura y quién se sienta en Ajuria Enea", ha manifestado Basagoiti.
El líder del PP vasco ha señalado que las encuestas siempre han primado al nacionalismo en detrimento del PP y ha recordado que si en todas partes existe un voto oculto, en el caso de Euskadi esto es más patente. "Hace tres años fui a las urnas y las encuestas daban que el PP desaparecía. Pues el PP ha decidido ponerse en el Gobierno vasco", ha apostillado.
En este sentido, ha insistido en que no aspira a alcanzar un acuerdo de Gobierno con el PNV, pero sí busca tener "los mayores escaños posibles para impedir que Bildu llegue al frente de las instituciones vascas porque, a su juicio, eso sería un importante paso atrás".
Por otro lado, López ha defendido "el modelo social" del PSE-EE, frente al de "recortes" del PP, al de los ajustes "a la vasca" del PNV, y al de "la paralización" de Bildu. Además, ha advertido de que la formación jeltzale pretende "meter" a los vascos en "el debate identitario con su propuesta de nuevo marco político para 2015".
Asimismo, ha apuntado que "el modelo Bildu vuelve a los de siempre", que es el del "folklore", y ha afirmado que, cuando tiene que gestionar, "es la demostración de la paralización" y la oposición a cualquier "cosa" que signifique "desarrollo y progreso".
En este sentido, ha manifestado que los socialistas no pactarán con Bildu porque no sólo les separa "un abismo en cuestiones de principios éticos, morales y democráticos", sino que Bildu ha demostración que su modelo es de de la "no gestión".
"Toda esa revolución que nos vaticinó en Gipuzkoa, cuando llegó a las instituciones, se ha quedado en el reguero de la política de basuras, nada más. Y así es imposible llegar a ningún tipo de pactos con ello", ha manifestado.
Sobre un posible acuerdo con el PNV, ha emplazado a no hacer "política ficción" y ha recordado que el alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, ha afirmado también que su partido "no pactará con Bildu". En este sentido, ha señalado que serán los ciudadanos vascos los que decidan y se ha mostrado convencido de que el PSE-EE puede dar la vuelta a los resultados de las encuestas.
Por último, ha rechazado las acusaciones de que quiera rentabilizar el final "de la violencia terrorista", y se ha congratulado de que estas elecciones se celebrarán "sin la amenaza y la presión de ETA".