Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

López advierte de que si se convierte a los presos de ETA en "el principal problema", "nos equivocaremos"

Pide "sentido común" para "no poner al abertzalismo radical en una cresta de la ola social que no merecen porque no les debemos nada"
El lehendakari, Patxi López, ha instado a no convertir la "derivada" de los presos de ETA en "el principal problema" porque "nos equivocaremos" y ha considerado que "lo principal es entender qué ha pasado en este país y por qué", a la vez que ha afirmado que la petición de perdón a las víctimas es "un buen principio para la concordia y la convivencia" y que la disolución de ETA "sí que ayudaría al nuevo tiempo".
En una entrevista concedida a TVE, recogida por Europa Press, López ha señalado la necesidad de "entender que no podemos hacer borrón y cuenta nueva de 40 años de una banda terrorista que ha estado intentando imponer al conjunto de la sociedad vasca un proyecto totalitario, que ha sido derrotado por la democracia, por el Estado de derecho y por una sociedad que ha puesto pie en pared y ha decidido que nunca mediante la violencia se va a conseguir absolutamente nada".
"Si olvidamos eso -ha advertido- estaremos construyendo una sociedad sin valores, donde la víctima será doblemente víctima: del asesinato y del olvido, y eso no nos lo podemos permitir". En ese sentido, ha añadido que "lo fundamental es desterrar también en este país odios e intolerancias que 40 años de violencia han ido sembrando en muchos pueblos y ciudades del País Vasco".
Tras reconocer que "hay una derivada que son los presos, que habrá que atender", ha pedido que esto no se convierta "en el principal problema que tenemos que abordar en Euskadi, aunque tengamos que hacerlo y lo haremos".
PERDÓN
Asimismo, ha dicho esperar que "llegue" la petición de perdón a las víctimas por parte de ETA porque, a su entender, "el perdón es un buen principio para la concordia y la convivencia".
Según el lehendakari, "el reconocimiento del dolor que se ha causado, el reconocimiento de la inutilidad del dolor que se ha causado porque nunca han conseguido ni van a conseguir nada por haber atentado contra gente que pensaba diferente y que defendía en este país la libertad y la democracia es un buen principio para empezar a recorrer un camino de convivencia entre diferentes para ser considerados como iguales en Euskadi".
Por otro lado, tras asegurar que "valentía hay que tener siempre para adoptar decisiones políticas", ha destacado que, en Euskadi, "la valentía ha sido lo que la sociedad vasca ha demostrado durante 40 años, viviendo bajo una amenaza a la que no ha sucumbido, a la que no se ha resignado y a la que ha hecho frente".
Para López, lo que hace falta ahora es "inteligencia, prudencia y sentido común, y no empezar en una especie de concurso de ideas que nos lleve a ninguna parte, sino a pensar muy bien los pasos que vamos dando y que los damos entre todos para consolidar este nuevo tiempo".
El lehendakari ha insistido en que "no se trata ni de valentía ni de aventuras, se trata de saber muy bien de dónde partimos y a dónde queremos llegar, se trata de que este tramo de nuestra nueva historia lo tenemos que recorrer entre todos y tenemos que hacer de nuestras diferencias y diversidad una suma para hacer de Euskadi un país en libertad, solidario, que se construye entre todos y no unos contra otros".
En ese sentido, López ha advertido de que "volver a propuestas y a planes que en el pasado nos han dividido y enfrentado no es la solución" que él contempla para el futuro. A su juicio, es necesario "buscar un entendimiento que no rompa la unidad en lo básico, que hagamos un diagnóstico común de la situación y que veamos y valoremos entre todos cuáles son los pasos que debemos de ir dando, para que esta situación se consolide y no tenga, de ninguna manera, vuelta atrás". "Esto -ha subrayado- es lo que estoy pretendiendo con la ronda de contactos".
El lehendakari ha dicho que, en Euskadi, hay "varias cosas que compartimos todos", como "la esperanza y la buena noticia de que estamos abriendo un nuevo tiempo, por fin, sin violencia y de libertad en el País Vasco" y que "tiene que ser un tiempo recorrido con memoria, con un relato compartido y atendiendo a lo que han sido las víctimas del terrorismo".
Según López, los vascos también "comparten" que "este recorrido necesita mucho trabajo para instalar convivencia, concordia y respeto a ideas e identidades diferentes", así como que "el conjunto de la sociedad vasca tiene que participar en este nuevo tiempo".
OTEGI
En referencia a la carta en la que el exportavoz de Batasuna Arnaldo Otegi afirma que es una "inmadurez" pedir la disolución de ETA, el lehendakari ha precisado que "lo que está exigiendo la sociedad vasca es, una vez que se ha anunciado el cese definitivo de la violencia, la disolución y la desaparición definitiva de ETA" porque "eso sí que ayudaría al nuevo tiempo".
A su entender, el hecho de que Otegi esté en la cárcel es "parte de las consecuencias de haber tenido una banda terrorista actuando en este país durante 40 años" y de que "la justicia y la ley se aplica a todo el mundo por igual y ésa es la consecuencia y la derivada de alguien que ha estado durante muchos años en connivencia con una banda terrorista".
En cuanto a la petición de excarcelamiento de Otegi y otros dirigentes abertzales, López ha advertido de que "algunos están haciéndole mucha campaña a la Izquierda Abertzale y a Otegi, porque algunos, cuando creen que atacan al abertzalismo radical, lo que le están haciendo es aglutinar y darle recorrido".
Por ello, ha manifestado que le gustaría que "también en este sentido hubiera prudencia y jugáramos todos dentro de lo que es el sentido común, para no poner a un abertzalismo radical en una cresta de la ola social que no se merecen porque no les debemos absolutamente nada". "En todo caso -ha añadido- nos deben 30 años de secuestro de la libertad por haber estado apoyando a una banda terrorista que ha tenido al País Vasco bajo una amenaza permanente".
Por otro lado, ha asegurado que la nueva situación creada tras el anuncio del cese definitivo de ETA le "reafirma más" en su "convicción" de que su "destino es el País Vasco, sobre todo ahora que lo vamos a poder vivir en libertad". "El País Vasco se va a descubrir ahora no sólo como un foco del problema de la violencia, sino como el gran país innovador, moderno y motor económico que es del conjunto de España y esto va a ser una gozada vivirlo", ha destacado, para insistir en que no tiene "ningún interés" en ocupar un cargo en Madrid.