Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lugo rechaza la denuncia de violación de una mujer que le atribuye uno de sus hijos

"Creo que forma parte del segundo capítulo, vamos a ver si viene el tercer capítulo", ironizó el presidente Fernando Lugo. EFE/Archivotelecinco.es
El presidente paraguayo, el ex obispo Fernando Lugo, rechazó hoy una denuncia de supuesta violación formulada en su contra por Benigna Leguizamón, la mujer que le demanda por la presunta paternidad de uno de sus hijos.
Lugo desmintió así las declaraciones realizadas ayer por Leguizamón en Ciudad del Este, a 320 kilómetros de Asunción, donde reside, y reiteradas hoy a medios asuncenos, en las que asegura que la primera presunta relación sexual con el entonces obispo fue contra su voluntad.
"Creo que forma parte del segundo capítulo, vamos a ver si viene el tercer capítulo", ironizó el jefe de Estado durante su rueda de prensa semanal, mientras que la mujer respondió: "Si quieren guerra les doy guerra. Si me sigue empujando, voy a contar todo lo que sé y va a decir que va a haber tercera parte".
Leguizamón, de 27 años, asegura que Lugo es padre del segundo de sus cuatro hijos, fruto de una relación que se había iniciado, según la mujer, con "prácticamente una violación".
"Yo me negué y él me forzó. Todo a la fuerza (...). No me dijo ninguna palabra y me fui a mi casa. Después de dos o tres días le dije que lo iba a denunciar y me dijo: no denuncies por favor, yo estoy consciente de lo que hice", relató a periodistas Leguizamón.
No obstante, la mujer, que entonces tenía 17 años y se desempeñaba como empleada en el obispado de San Pedro, donde Lugo fue titular durante poco más de una década, reconoció que la relación entre ambos prosiguió luego de común acuerdo.
Leguizamón, de escasos recursos y que vive a las afueras de Ciudad del Este, denunció a Lugo ante el Juzgado de la Niñez y la Adolescencia el 22 de abril pasado para exigir al mandatario que reconozca a su supuesto hijo y que sea sometido a la prueba de ADN.
En torno a ese proceso, los abogados de Lugo presentaron hoy una acción de inconstitucionalidad contra la resolución de la jueza Delsy Cardozo, quien había ordenado al jefe de Estado trasladarse este miércoles a Ciudad del Este para ser sometido a la prueba genética.
Marcos Fariña, uno de los abogados de Lugo calificó de improcedente esa determinación, alegando que la legislación local estipula que un mandatario solo puede comparecer de oficio o en su despacho ante un requerimiento judicial.
Leguizamón ha realizado una colecta para reunir el dinero que cuesta una prueba genética, luego de que el presidente se negara a pagar ese análisis.
Además, las mujer llevó su historia al ámbito judicial después de que el abogado de Lugo le ofreciera dirimir el caso en privado.
La denuncia de Leguizamón supuso el segundo escándalo que involucraba a Lugo después de que el 13 de abril pasado el jefe de Estado reconociera que tuvo con Viviana Carrillo a Guillermo Armindo, de dos años, nacido cinco meses después de su renuncia al estado clerical para dedicarse a la política.
Una tercera mujer, Hortensia Morán Amarilla, de 39 años, también sostiene que Lugo es padre de su hijo Juan Pablo, de un año, aunque aseguró que no pretende presentar ninguna demanda contra el gobernante.