Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Luis de Grandes aboga porque el uso "legítimo" de la fuerza con la inmigración sea "disuasorio"

Luis de Grandes, candidato del PP a las elecciones europeas del 25 de mayo, cree que el uso "legítimo" de la fuerza por parte de la Guardia Civil o la Policía en las avalanchas de inmigrantes debe tener un efecto disuasorio. Cree que, por ejemplo, en una manifestación no se pueden disparar directamente pelotas de goma pero sí hacerlo con un sistema "para que reboten".
Según su criterio, una cosa es la "sensibilidad" con el fenómeno de la inmigración y otra que los países puedan absorber las avalanchas de personas que intentan saltar sus fronteras. Cree que la solución es incentivar la presencia en los países de origen y que no sea necesario que salgan "a vida o muerte a buscar fortuna".
Hace hincapié, en declaraciones a Europa Press, en que a veces los estados de donde proceden estas personas no han cumplido "con rigor" la administración de recursos que "no se sabe donde van". Recuerda la existencia de Frontex, que delimita las fronteras con Europa, y también que este asunto no es exclusivo de Ceuta, Melilla o Lampedusa, sino de "toda Europa".
Apunta que España ha convencido a la UE de que es un asunto que es "de todos" y que es "irresponsable" decir que la Guardia Civil deja indefensos a los inmigrantes. También tacha de "injusta" la descalificación "frívola e impertinente" de la comisaria europea de Interior, Cecilia Malmström, que se mostró preocupada por lo ocurrido en la frontera de Ceuta y pidió explicaciones de España.
Para el candidato europeo, es "de libro" que para reprimir sin tener que acudir a violencia, es necesario el "efecto disuasorio" y que se necesitan más "efectivos humanos". Se refiere a las pelotas de goma como un método "convencional" que es usado de "forma habitual", y admite que en el país más democrático del mundo "puede ocurrir un accidente". "No se puede disparar directamente con pelota de goma en una manifestación; hay que hacerlo con un sistema para que rebote".