Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bárcenas aporta nueva munición contra Lapuerta

Bárcenas aporta nueva munición contra LapuertaInformativos Telecinco

La pasada Nochevieja no debió ser un gran día para el ex tesorero del Partido Popular. Sabíamos que el último día del año fue trasladado durante unas horas a un centro médico para que le trataran de una repentina urticaria. Ahora también hemos conocido su estado de ánimo. Aquel 31 de diciembre lo reflejó en un escrito de folio y medio dirigido a su abogado. En él, su principal fijación era ajustarle las cuentas a su enfermo y octogenario antecesor, Álvaro Lapuerta.

En esa carta, Bárcenas da instrucciones a su abogado para remitir al juzgado una serie de documentos que “le harán llegar”.
Los documentos en cuestión son los resguardos bancarios de un ingreso de 139.700 euros efectuado Lapuerta en Caja Madrid en octubre de 2004.
En el resguardo figura que el dinero era para comprar 1270 títulos del grupo de comunicación Libertad Digital.
El problema para Lapuerta es que en la supuesta contabilidad B del PP figura que el octogenario ex tesorero habría recibido en negro esa misma cantidad, 139.700 euros, para comprar las mencionadas acciones. El apunte corresponde al 27 de octubre de 2004.

Andanada contra Lapuerta y el PP
Luis Bárcenas, indignado, recuerda en su carta de Nochevieja que hace siete meses recibió en prisión la visita del abogado de Lapuerta. Asegura que el letrado, por indicación del PP, le pidió que “mantuviera la dignidad” ante las informaciones que se publicaban aquellos días, vamos, que continuara en silencio.
Ahora, Bárcenas le devuelve el consejo a Lapuerta: “Espero, apunta en la carta, que él- Lapuerta- por fin, esté a la altura moral que yo siempre le supuse y detalle la realidad de unos hechos, de los que, por otra parte, los máximos responsables son las altas instancias de las que él dependió como tesorero del PP entre 1993 y 2008”.