Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lula y Mujica defienden la consolidación de Suramérica como zona de paz

Imagen cedida por la Predidencia de Brasil, del presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva (i), y su homólogo uruguayo, José Mujica (d), este 30 de julio, en una ceremonia en la localidad brasileña de Santana do Livramento, fronteriza con Uruguay. EFEtelecinco.es
Los presidentes de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y Uruguay, José Mujica, defendieron hoy la consolidación de Suramérica como una zona de paz en una reunión celebrada en la frontera común en la que firmaron varios acuerdos bilaterales.
"En el ámbito de la Unasur (Unión de las Naciones Suramericanas) esperamos profundizar entendimientos para construir una visión común de defensa y seguridad en la región, que consolide a Suramérica como zona de paz y de democracia", afirmó Lula en un breve discurso que pronunció tras la cita.
Sin citar ninguna crisis en particular ni hacer referencia a la reunión que los cancilleres de los países de la Unasur celebraron ayer en Quito para analizar la crisis colombo-venezolana, Lula dijo que "Uruguay y Brasil quieren una Suramérica sin conflictos e integrada".
El Gobierno venezolano rompió hace una semana relaciones con Colombia luego de que el Gobierno de este país dijera ante la Organización de Estados Americanos (OEA) que en Venezuela hay unos 1.500 guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del Ejército de Liberación Nacional (ELN).
Lula y Mujica se encontraron en la ciudad fronteriza uruguaya de Rivera, inauguraron en la frontera una placa conmemorativa de la cita y después tuvieron una reunión en la vecina ciudad brasileña de Santana do Livramento.
Tanto Lula como Mujica citaron como ejemplo la convivencia de brasileños y uruguayos en esas dos ciudades, unidas por calles en que las fronteras prácticamente no existen.
"Tal vez en unos cien años todas las fronteras de América Latina sean como las de Santana y Rivera. Es probable que las fronteras políticas que conocemos se diluyan en el tiempo", dijo Mujica.
Según Lula, la región fronteriza visitada hoy "es símbolo de la amistad entre los dos países por albergar personas de dos nacionalidades que aprendieron a vivir en el mismo espacio".
También se refirieron al inédito acuerdo de cooperación en el ámbito de la defensa suscrito hoy y a sus propias relaciones de amistad como ejemplos de lo que esperan para toda Suramérica.
"Cuando nuestros ministros tengan divergencias, por favor miren el grado de amistad entre el presidente Mujica y el presidente Lula, y hagan las paces, porque solo así vamos a mejorar la vida de los dos pueblos", afirmó Lula.
Mujica anotó a su turno que espera que toda Latinoamérica aprenda a ser negociadora como el presidente brasileño.
"No sé cuánto tiempo de vida me queda por delante, pero será poco para poder agradecer lo mucho que, sin que te hayas dado cuenta, has aportado para la historia de América Latina", afirmó el uruguayo en un discurso que inundó de lágrimas los ojos de Lula.
Mujica reiteró su defensa de una integración suramericana que permita "construir una gigantesca nación" y agregó que su país, al que, según dijo, algunos quisieron convertir en "Estado tapón" (entre Brasil y Argentina), está dispuesto a ser un "Estado puente".
"Para ser alguien en un mundo internacional que se globaliza, tenemos que juntarnos a Brasil, a Argentina y a los demás países de la región", dijo.
Además de un acuerdo de cooperación en Defensa, firmaron un convenio para avanzar en la construcción de una hidrovía que unirá a los dos países, un memorando sobre pesca y un acuerdo de cooperación científica, tecnológica, académica y de innovación.
Igualmente conversaron sobre una nueva línea de interconexión eléctrica, la integración de las redes ferroviarias en la frontera, la construcción de un nuevo puente sobre el río Jaguarao y la implantación de la hidrovía Uruguay-Brasil.
Tras la cita con Mujica, Lula viajó a Paraguay, donde hoy se reunirá con el presidente de ese país, Fernando Lugo.