Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lula adelanta su primer encuentro con Obama para el próximo 14 de marzo

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, ha anticipado su viaje a Washington y se reunirá con su homólogo estadounidense, Barack Obama, el próximo día 14 y no el 17, como se había anunciado, informaron hoy fuentes oficiales.
Portavoces del Palacio presidencial de Planalto explicaron a Efe que el cambio fue acordado entre ambos Gobiernos por asuntos de "agendas" y dijeron que Lula posiblemente viajará desde Brasilia hacia la capital de Estados Unidos el viernes 13.
Al día siguiente será recibido por Obama en la Casa Blanca y el lunes participará, como estaba previsto, en un seminario económico que se celebrará en Nueva York, organizado por los diarios The Wall Street Journal, de Estados Unidos, y Valor Económico, de Brasil.
En la reunión con Obama, más allá de los asuntos bilaterales, Lula tiene la intención de abogar por unas mejores relaciones entre Estados Unidos y América Latina, y tratar algunos asuntos puntuales de la región, como son los casos de Cuba y Venezuela.
En relación a Cuba, Lula ya ha expresado su opinión de que Obama debe levantar el embargo económico que Estados Unidos mantiene sobre la isla desde 1962.
Por otra parte, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, dijo hoy en Caracas que Lula le ha comentado que desea hablar con Obama sobre "el caso venezolano" y afirmó que el líder brasileño tiene "luz verde" para eso.
Chávez sostuvo que Venezuela "no necesita intermediarios" para hablar con otros países, pero explicó que "por tratarse de Lula y su buena fe", le ha dado "luz verde para que hable de lo que él crea conveniente".
El gobernante venezolano dijo que ya se verá "si es verdad" que Obama le dará "un giro histórico" a la política estadounidense y reiteró la exigencia de que "se respete" a su país.