Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Luxemburgo y Suiza identificarán en los próximos días las cuentas y sociedades utilizadas por Urdangarín

A Pocas semanas de tener que volver a declarar ante el juez de Palma de Mallorca José Castro, las cosas se complican y mucho para Iñaki Urdangarín y su ex socio Diego Torres.  Las comisiones rogatorias libradas a Luxemburgo y Suiza paras seguir el rastro del dinero cobrado por el Instituto Noos desde 2004 están a punto de dar sus frutos.

Es cuestión de días que las autoridades de Luxemburgo identifiquen a los titulares de las cuentas y sociedades en las que fue a parar más de un millón de euros cobrados por las sociedades pantallas propiedad del duque de Palma y Diego Torres.
La mala noticia es que los investigadores creen seguro que esas cuentas ya han sido vaciadas.
 La Policía  ha rastreado desde noviembre de 2011 los depósitos bancarios de la sociedad De Goes Center for Stakeholder Management, ubicada en Londres y su camino hasta su matriz, la sociedad Blossomhill Assets  ubicada en Belice
La red creada entorno al Instituto Noós abrió al menos dos cuentas corrientes en una oficina del banco francés Crédit Agricole en Luxemburgo  donde recibían el dinero previamente evadido y blanqueado en Belice.
La comisión rogatoria de Suiza, a punto también de concluir, trata de hallar el paradero de 375.000 euros pagado a Iñaki Urdangarín por la sociedad Aguas de Valencia, pago efectuado en una cuenta corriente en Laussane y después dispersado en varias cuentas más.
En septiembre, el juez Castro se desplazará a Madrid para tomar declaración como imputados a algunas de las personas involucradas en esta última operación, como es el caso del ciudadano belga Robert Cocks, titular de una de las cuentas utilizadas en Suiza para sacar de España eso 375.000 euros